martes, 27 de octubre de 2009

La manipulación religiosa y el video más "impresionante y misterioso" de YouTube.

Hace unos días, revisando en Youtube los videos de Alejandro Suárez, y las jocosas chabacanerías del “Chabelo” y la “Carabina de Ambrosio”; me encontré de golpe y porrazo con el ícono de un video cuyo título decía: “El video más misterioso e impresionante de Youtube”. Por curiosidad, decidí revisar su contenido, por lo que procedí a abrirlo.

Mientras esperaba que el video se cargue completamente, empecé a percibir que se trataba de un video diferente, esto debido a los comentarios que en la mayoría de los casos mostraban en palabras, llantos emocionados y muestras sensibleras de solidaridad. Por fin, el video terminó de descargarse y entonces me dispuse a observarlo.

Al terminar de verlo, un sentimiento de cólera justiciera, diría yo, se apoderó de mí. Casi inmediatamente una sensación de incredulidad tomó de la mano al enojo que intentaba en vano eternizarse en mi conciencia. Es que resultaba difícil creer, a pesar de las evidencias, que existieran seres humanos con aquella capacidad de maldad, expresada en la forma de manipulaciones mentales, de las más tramposas y perversas que se puedan practicar. Aquellos "amantes", de la grey, que irónicamente, les da de comer en abundancia, no tenían ningún escrúpulo en plantear un escenario terrorífico que masacrara la psique y la sensibilidad de sus sumisos y serviles "borregos". Todos estos miserables canallas, disfrazados de pastores y curas, han hecho de la Religión una herramienta infame a través de la cual consiguen destrozar las vidas de los demás, increíblemente, con la voluntad irrestricta de las víctimas; al tiempo que, aquellas mentiras e infamias, les permiten a los verdugos, mantener un estado de cosas que los beneficia exclusivamente en sus hambrientas, torpes y bajas pasiones.

He de sugerirle amigo lector que si usted es una persona hipersensible se abstenga de mirar el video que incluyo en este post; pues de alguna manera su sensibilidad podría verse golpeada por la manipulación publicitaria maliciosa que encierra tanto el desarrollo de las imágenes como el mensaje mismo. En cuyo caso, haré una breve sinopsis del contenido principal: Se trata de un trabajador que labora en una estación de trenes, ocupándose, entre otras tareas, de chequear el normal, eficiente y seguro desplazamiento de los ferrocarriles y vagones que circulaban por aquella zona. En ocasiones, el trabajador, solía llevar a su único y muy amado hijo, un niño de 4 o 5 años, al trabajo. En los ratos de ocio, padre e hijo, disfrutaban momentos de extrema espiritualidad y felicidad, compartiendo el cariño y respeto mutuo; y cuando, el padre trabajaba, el niño, se concentraba mirando a su admirado héroe en sus labores o se perdía en juegos fantasiosos que lo abstraían de este mundo social tan feroz e injusto, del que no tenía conciencia. En estas circunstancias, un día, mientras padre e hijo cruzan a lo largo la estación principal, con dirección a una instalación ubicada algunas decenas de metros más allá donde el padre debía trabajar aquel día, son observados por una mujer que desde uno de los vagones los miraba atentamente con gesto casi maternal, enternecida por la felicidad y tranquilidad dibujada en los rostro de padre e hijo. Sentada en uno de las bancas de aquella locomotora en compañía de muchas personas con historias tristes, deprimentes, desquiciadas y patéticas, la mujer luego de ver alejarse aquella imagen que por escasos instantes la había sacado de su desgraciada condición, empieza a manipular ciertas sustancias que efímeramente la sacaban por instantes de los terrores que aquejaban su vida. Algunos momentos después el enorme vehículo empieza a moverse con rumbo predestinado. Mientras tanto, más allá, el niño observa a su padre que desde una sala de máquinas monitorea el funcionamiento normal de aquellas vías. De repente, uno de los dispositivos que controlaba aquel sector empieza a funcionar mal, el hombre intenta recuperar el control de las máquinas, pero no lo consigue, mientras que espantado observa que el ferrocarril se acerca raudo, el niño se percata de la situación y corre en dirección a un cuarto de máquinas para intentar colaborar con su padre e impedir una tragedia. El chico en su angustia cae en aquella sala, mientras su padre mira aquella desgracia, sin poder hacer nada desde su posición. Las imágenes inmediatas plantean un dilema terrible y perverso; el hombre se ve obligado a escoger entre la vida de su hijo y la posibilidad de evitar un accidente férreo con las consecuencias funestas para quienes ocupaban aquel enorme, pesado y veloz armatoste. El hombre escoge evitar el accidente, lo que implícitamente significaba sacrificar a su hijo. El tren cruza sin novedad aquel puesto de control y mientras lo hace aquella mujer que se había extasiado mirando la imagen de padre e hijo momentos atrás, al mirar por la ventana observa el rostro destrozado por la tragedia de aquel mismo hombre. Años después, la mujer que supuestamente se había reivindicado, regresa a buscar al hombre y lo encuentra deambulando sin norte ni sur; pero no está sola, lo acompaña un pequeño bebe, su hijo. La mujer le agradece por haberla salvado, y el hombre al ver a la criatura inocente, sonríe y siente, como que en algo su dolor se ve aplacado; y una idea mojigata deambula en el ambiente, como intentando justificar su tragedia, o por lo menos ese es el mensaje que la escena pretende dar. Y entonces, todos felices y contentos, colorín colorado este cuento se ha acabado. Ah y no olviden que Dios dio a su hijo para que ustedes lo torturen, lo masacren, lo injurien, lo crucifiquen, lo asesinen y todo por amor. Amén.

video



¿Quiénes están detrás de este intento vil y grotesco dirigido a bombardear inmisericordemente la sensibilidad de las personas ingenuas? Nada más y menos que los seudo todopoderosos, dueños de la farsa religiosa. Estos fanáticos de la mentira y el engaño, al igual que sus ancestros enviciados con el poder y la riqueza, han usado y usan todo tipo de estratagemas, fraudes y trampas, principalmente dirigidas a manipular la mente de sus prosélitos o potenciales víctimas.

El miedo, el temor, la violencia, la impotencia, y la muerte, siempre han obsesionado a los seres humanos. Frente a estas realidades el hombre se inventó la religión, para enfrentar y encubrir sus temores, en un intento ingenuo por pretender controlar o garantizar un futuro próspero. Con el tiempo, algunos hombres, unos pocos, aquellos con complejo de abeja reina, vieron que podían usar la religión para explotar a las grandes mayorías; y desde entonces, la religión ha estado unida inseparablemente al poder mundano y a las élites parásitas y explotadoras. Desde entonces, independientemente del modo de producción o del sistema de gobierno, las naciones, países, estados o repúblicas, han sido expoliados por los déspotas y tiranuelos, que se apropiaron de estas instancias, unidos en degenerado concubinato voluntario con los infames filibusteros de la religión. Aquí cabe mencionar que la religión no necesariamente está vinculada con la definición interesada, violenta, limitada y prejuiciada del término “Dios”; sino que puede admitir otras connotaciones como por ejemplo el humanismo ateo, que puede fácilmente definirse como la religión del Hombre; o el Comunismo, doctrina plagada de dogmas y cánticos de alabanza al adorado, todopoderoso, omnipotente e infalible Líder.

Con estos antecedentes analicemos el “impresionante y misterioso” video. No nos hagamos problema lo cierto es que el mundo es una mierda, no le demos vuelta al asunto. Si bien es cierto que la vida es un milagro fabuloso; conciencia, alma, concepciones abstractas unidas divinamente a un cuerpo físico, espectacular, pero, perecible y frágil. A pesar de todas las maravillas de la naturaleza y de las intensas sensaciones y emociones sublimes que el ser humano puede llegar a sentir, a pesar de aquello, existen realidades y contingencias terribles, brutales, sanguinarias, sobre las cuales los seres humanos no tenemos control; vivimos en un planeta feroz, realidad agravada funestamente por la condición humana irresponsable, torpe, indolente, sumisa, alcahueta, de muchos; y la desarrollada y especializada perversidad, intolerancia, crueldad y degeneración, de otros tantos. Un escenario bastante apocalíptico, diría yo. Somos verdaderas hormigas desorganizadas a merced de un destino que desconocemos pero que está ahí; despreciando a la abundante mediocridad; esperando indiferentemente a quienes todavía no han logrado consolidar sus prioridades, principios y convicciones; saludando con una sonrisa enigmática al hombre libre que la espera con tranquilidad y serenidad. Fatalidad que golpea inmisericordemente; indolente al dolor insufrible que aquel concurso de circunstancias genera en aquellos seres inocentes, víctimas de la violencia que predomina en este planeta feroz.

La vida es un milagro hermoso pero tiene facetas siniestras, crudas, inhumanas, momentos que convierten la existencia en un surrealismo fantasmagórico de mierda. No nos hagamos problema. Las desgracias suceden, aunque tengamos temor en confirmarlo; las cruentas injusticias y catástrofes se producen, aunque imaginemos que no tocando aquel tema siniestro nos libraremos de la sevicia juguetona del aciago hado. Es el lado oscuro de la existencia. Quizá el pago que debemos cancelar por haber tenido la maldición y bendición de venir a experimentar las bondades e infelicidades de este misterioso, divino y dinámico Universo. Las cosas solo pasan, ora, por la causalidad, ora, porque estaba previsto que sucedieran. No le demos vueltas al asunto, en ocasiones la vida es una mierda.

De esa realidad absurda, de esa fragilidad de la vida, de la certeza de saber que el ser humano es impotente para modificar lo imposible de alterar; de esa condición humana disparatada, temerosa e ignorante; de todo ese grupo de incertidumbres, terrores y aberraciones; se aprovechan los mercaderes de la “vida eterna” para engañar a quienes tuvieron la desgracia de caer en sus aparentemente apacibles, pegajosas y religiosas telarañas, donde paulatinamente son despojados de su dignidad y recursos económicos.

El contenido del video viene a constituirse en una fábula que hace referencia directamente a la afirmación religiosa que consta en la Biblia y que dice más o menos así: "Tanto amó Dios al mundo que envío a su único hijo para que todo aquel que en él crea no se pierda sino tenga vida eterna". Pues bien según los dueños de la religión, y ciertamente amparados en muchas citas bíblicas; Jesús, el hijo de Dios, debía ofrecer su vida, es decir, ser torturado, vilipendiado, masacrado y alanzado, hasta su muerte, para que la humanidad sea salvada; salvada del pecado. Ahora bien todas estas interpretaciones, concepciones, y visiones son básicamente religiosas. Insisto: religiosas. Sobre este tema tengo muchas cosas que decir, pero, por el momento no voy a entrar en mayores detalles. Por lo pronto, baste decir que, la vida de un inocente es tan válida como la vida de mil pecadores o mil inocentes. El mundo muchas veces nos plantea dilemas inmorales que los humanos no debemos aceptar, sino, rechazarlos con toda la fuerza de nuestro ser.

No permitamos que los vendedores de falsas ilusiones sigan traficando y enriqueciéndose a costa de la ingenuidad, debilidad, desgracia, sufrimiento e ignorancia de la gente. La Biblias es un libro muy interesante, si tienes criterio puede mostrarte muchísima sabiduría, pero si eres un bobo que se limita a seguir maquinalmente y al pie de la letra las órdenes ahí impresas, puede sepultarte en la sima más siniestra, inmunda y oscura. No seas un simple borrego que se limita a seguir las consignas de tu “pastor”. Lee, pregunta, escudriña, cuestiona, y saca tus propias conclusiones. No confundas religión con Dios; no necesitas la religión ni a sus mercachifles, para acceder a Dios; por último crea tu propia religión, donde tú seas tu propio pastor. No dejes que otros decidan por ti, definitivamente no son mejores que tú. Y fundamentalmente no dejes que los míseros vendedores de mentiras te manipulen. La propia Biblia, tiene una sentencia moral incuestionable: "La verdad os hará libres".

jueves, 22 de octubre de 2009

La Democracia Socialista y los marxistas bolivarianos.

Ayer, golpe de 9 o 10 de la noche, encendí un momento la televisión para chequear si había alguna cosa rescatable que ver. Por ahí apareció Silvester Stallone, interpretando a un mafioso sindicalista, en una versión encubierta de la vida de Jimmy Hoffa. Ya había visto la película así que cambié al siguiente canal, donde me encontré con el mafioso de Carondelet, que parloteaba redundantemente en un especie de monólogo acompañado de un disque periodista, Xavier Lasso, que hacía de……., qué decir, facilitador de la pomposa y escandalosa charlatanería del graduado "renegado" de la Universidad Católica Santiago de Guayaquil.

Sinceramente, casi nunca escuchó las verborreas patrioteras del badulaque de la sonrisa cretina, y cuando excepcionalmente lo hago, el tiempo que tolero tanta gansada es mínimo. De ahí que debo haber escuchado no más de tres o cuatro minutos de la intervención del mencionado mafioso, cuando, algo molesto y asqueado por las mentiras patriotas del Phd en zanganería y por la alcahuetería del laxo Lasso, opté por apagar la televisión.

Aquellos tres o cuatro minutos fueron suficientes para ratificar que el gobierno central está dirigido por un farsante narcisista con complejo de vaca sagrada. Una y otra vez la sentencia del bruto, deambulaba en mi mente, entrecruzándose una y otra vez con el recuerdo de la presencia en el Ministerio Coordinador de Patrimonio Natural y Cultural, de la señorita María Fernanda Espinoza; ministerio, que por cierto, tiene entre sus funciones concertar las políticas y acciones del Ministerio del Ambiente. Esta información se entrelazaba con la certeza de saber que el Presidente de la Cámara de Minería del Ecuador es su hermano, un tal César Espinosa.

Pero, qué dijo el imbécil, durante esos escasos pero al mismo tiempo casi eternos minutos. Luego de satanizar a quienes se oponían a la minería en cielo abierto, se dedicó a defender su interés enfermizo por permitir que las transnacionales explotasen los yacimientos codiciados, ubicados en el subsuelo ecuatoriano, debajo de zonas ecológicas extremadamente frágiles.

El socialista marxista y bolivariano, enemigo del “Imperialismo Yanky”, siempre aupado por el payaso ridículo que lo acompañaba, de repente se lanzó una perla, de esas expresiones grotescas tan comunes en él. Más o menos dijo lo siguiente: “Nosotros no vamos a permitir que las transnacionales vengan a explotar nuestros recursos como lo hacían antes; no, lo que vamos a hacer es explotar nosotros a las transnacionales para nuestro provecho”.

Créanme amigos lectores que un sentimiento de indignación acompañada de una sonrisa de desprecio se manifestó en mí, luego de pronunciadas aquellas consignas patrióticas del farsante amante de la espada fálica del Libertador de los vicios, mentiras y traiciones. Es decir que el “mudo” Correa, piensa “explotar” a las transnacionales que vengan a depredar los ecosistemas naturales en su búsqueda codiciosa por los minerales preciosos, tan ambicionados por los ñaños Espinoza y los patriotas del marxismo bolivariano del siglo XXI. Créanme que no puedo evitar reírme mientras escribo estas líneas, y por qué no habría de reírme ante tanta estupidez ridícula. El esclavo de los vicios, supuestamente, pretende esclavizar a los amos de los vicios. Pobre Imbécil; y mientras el “mudo” se lanzaba semejantes groserías, el “entrevistador”, ¡bien gracias!, cuidándose de seguir al pie de la letra el guión previamente establecido, no sea que cualquier muestra de originalidad, inteligencia u honradez , pudiera poner en evidencia las nefandas mentiras, o motivar las cóleras furibundas del Déspota seudo Ilustrado.

Divagando en mis cóleras por lo escuchado momentos atrás, cuestionaba, al mismo tiempo, cómo los ecuatorianos pudimos ser tan ilusos en haber elegido a personaje tan vulgar, desquiciado y corrompido; pero, más todavía, por qué, a pesar de las notorias muestras de corrupción descarada y las manifestaciones destructivas de este tipejo en contra de la sociedad ecuatoriana, aún, muchos incautos por no decir otra cosa, seguían tolerando e incluso defendiéndolo; divagando, dije, se cruzaron otros recuerdos, unos, que había querido mencionar en esta bitácora, pero que por razones de tiempo y memoria habían sido relegados al casi olvido.


video

Hace un par de meses me encontré con un video en el que, Jorge Ramos, periodista del noticiero de una cadena de televisión estadounidense, entrevistaba a Rafael Correa. La tertulia se había desarrollado en el año 2007, con el “mudo” ocupando ya, la Presidencia de la República. A pesar del tiempo transcurrido, apenas me enteraba de la misma y del contenido de parte de esta.

Ramos en el extracto del video empieza preguntándole si considera que Fidel Castro es un dictador, es decir que Cuba vive en dictadura; es obvio que Ramos conocía y conoce de las simpatías y amoríos existentes entre las larvas socialistas de América del Sur y el lumpen comunista de Cuba, así como, estaba consciente de la respuesta que recibiría; no se puede negar que hay un deseo manifiesto de poner en aprietos al mitómano Rafael; y ciertamente lo consigue, basta verle la cara que pone como diciendo: “……… ¡y ahora que digo!”.

Diplomáticamente el “mudo” intenta salirse por la tangente y se lanza la siguiente perla: “Cuba tiene su forma de Gobierno………… no quiero inmiscuirme en los problemas internos de Cuba”. Es decir, al “mudo” Correa no quiere comentar la Dictadura castrista socialista cubana, porque no quiere meterse en asuntos de terceros. Está bien, me parece bien que no se meta en cuestiones internas de otros países, que sean los pueblos los que se levanten contra sus tiranos opresores, de acuerdo. Pero, “oh sorpresa”, algunos meses después, luego del derrocamiento del tiranuelo Manuel Zelaya, el mismo “mudo”, que no quería comentar sobre la dictadura castrista cubana, arremete contra los golpistas hondureños que patrióticamente madrugaron al tiranuelo Zelaya y le impidieron consumar la dictadura “constitucional”, a la imagen y semejanza de Venezuela y Ecuador. Tanto se involucró el “mudo” que más de una vez lanzó consignas a efectos de enfrentar a hondureños contra hondureños. Ahora bien, aparentemente existiría una contradicción en la actitud y decisión del mitómano de la sonrisa guasona; pero no es así, porque, uno de los principios del socialismo del siglo XXI, dice que: cuando los tiranos socialistas o comunistas cometan cualquier tipo de tropelía en contra de sus pueblos, sus iguales de otras latitudes, deben encubrirlos, alcahuetearlos y justificarlos; pero, si ese mismo abuso lo comete algún dictador conservador, entonces y solo entonces, habrá que denunciarlo y censurarlo.

Ramos vuelve a insistir en la pregunta, y entonces sí, ¡boom!, el “mudo” se lanza una grosería sin nombre: “Cuba……tiene su forma de Democracia”. Pues, que se puede decir de un tipejo como éste. Una dictadura, un solo dictador por más cuarenta años, un solo partido político, una sola jorga mandando años y años y años, elecciones en los que se vota por un solo candidato o por los candidatos del único partido político, prisioneros políticos enjaulados que se negaron a bailar al son de la salsa comunista de Fidel y de la canción “protesta” de Silvio Rodríguez, una población que vive escuálidamente racionada en la satisfacción de sus necesidades básicas, gente restringida en sus libertades de expresión y pensamiento, en estado de extrema alerta casi de guerra, victimas de las campañas terroristas de una jorga totalitaria, cubanos dispuestos a arriesgar su vida con tal de librarse del milagro comunista; y a eso, nuestro patriota presidente le llama “forma de Democracia”. ¡Genio, el científico!, y le digo “científico” porque en su currículo, este hombrecito malcriado se jacta de haber escrito artículos científicos; ¡todo un científico marxista y bolivariano!

Luego el “mudo”, cuestionado, intenta borrar sobre lo manchado y dice: “Cuba……….no es una democracia liberal estilo occidental” y para justificar incluye como argumento las elecciones. Pero resulta que en Cuba, el único partido legal es el Partido socialista o comunista, resulta que los únicos candidatos son los del partido comunista, el único candidato para ocupar el cargo de dictador es, o era Fidel, ahora será seguramente su hermano Raúl; los únicos grupos sociales legales admitidos por el Estado, son los comités de defensa de la revolución castrista, o las jorgas comunistas, todo lo demás, todo aquello que sea contrario a las mafias comunistas es simplemente subversivo e ilegal, pero si lo dijo el propio dictador Fidel: “todo dentro de la revolución, nada fuera de ella”; y a eso nuestro chauvinista presidente constitucional le llama: “……forma de Democracia”.

Sin embargo, el “mudo” ignorantemente, en un lapsus brutus, enuncia una expresión que es una gran verdad, Democracia Liberal, claro que el muy estúpido pretende minimizarla, satanizarla y confundirla con ciertas dictaduras disfrazadas de democracias. Pues bien, el único modelo de producción que puede convivir armoniosamente con un sistema Democrático es el modo de producción Liberal; porque la Democracia es en sí, un sistema con fundamentos, principios y doctrinas puramente Liberales; modelo de producción Liberal que nada tiene que ver con el mercantilismo conservador, que hoy promueve la globalización, o el filibusterismo socialista que actualmente azota nuestro País.


Inmediatamente el “mudo” dice: “Democracia es no necesariamente tener elecciones cada 4 años…. gobierno del pueblo y para el pueblo”. Que concepción tan pintoresca de lo que es la Democracia. Para matarse de la risa; es evidente que para aquel momento el estúpido no tenía ni idea sobre que parlotear. Ahora bien, si tomamos los intentos del “mudo” Correa por justificar la dictadura Castrista y definimos la realidad del Pueblo Cubano, podemos concluir que la “Democracia Cubana” es: el Gobierno, de los Castro y sus jorgas socialistas delincuenciales, por los Castro y sus jorgas socialistas delincuenciales, y para los Castro y sus jorgas socialistas delincuenciales. Que definición tan válida para señalar lo que es verdaderamente el “socialismo democrático”, o la "democracia socialista".

Un momento interesante y jocoso de la entrevista es aquel en que Ramos le dice casi increpándole: “Usted tiene un doctorado”. Es como si le dijera: “¡Ve, estúpido!, los títulos de los que te jactas no te han servido de nada, ¡animal!” Cómo este patriota puede atreverse a decir semejante salvajada poniéndonos en vergüenza, a nivel internacional, a todos los ecuatorianos, bueno por lo menos a aquellos que honestamente no toleramos sus burdas tarugadas. La explicación es la siguiente: Rafael Correa es el producto de una sociedad enferma, estancada, plagada de prejuicios y vicios, carente de valores decentes y principios morales; de una educación pedestre, religiosa, inmoral, violenta y mentirosa; de un sistema caduco, egoísta, indolente y perverso; de manera que, es normal que chorrease de su bocaza marxista y bolivariana, la estúpida grosería de que el sistema tiránico cubano es una “forma de Democracia”. Pero, adicionalmente: Rafael Correa es un beneficiario del socialismo del siglo XXI, por lo mismo debe ser consecuente con ese montón de groseros e inmorales sofismas; gracias a ellos, llegó a ser presidente; gracias a ellos, se mantiene como presidente; gracias a ellos, cambió su estilo de vida, de un hombre pobre y amargado, a la de un oligarca gamonal y amargado.

La afirmación descarada de Correa me permite concluir que para los socialistas del siglo XXI, Ecuador al igual que Cuba viven en “especies de democracias”, no exactamente en formas iguales, pero sí, muy similares; Correa lo dijo, existen, según él, formas de democracia, seguramente hasta la China Imperialista, cae en alguna de las clasificaciones degeneradas de estos “científicos” marxistas bolivarianos. Como decía, las “verdades” socialistas del “mudo” me motivan voluntariamente a decir que el sistema que impera en el Ecuador es una forma de “Democracia Socialista”, es decir: el Gobierno, de los ñaños Correa, Patiño, Alvarado, Espinoza, y toda la manada corrompida de chauvinistas y marxistas bolivarianos; por los ñaños Correa, Patiño, Alvarado, Espinoza y toda la manada corrompida de chauvinistas marxistas bolivarianos; y para los ñaños Correa, Patiño, Alvarado, Espinoza y toda esa manada corrompida de chauvinistas y marxistas bolivarianos...................... ¡Chuctas, qué bonito País!

domingo, 18 de octubre de 2009

El "flaco" Serrat y su poesía rebelde.

video

Ciertamente que Joan Manuel Serrat es uno de los pocos cantautores que no me cae gordo. Muchas de sus canciones son verdaderos himnos en favor de la libertad; pero además "el flaco" usa su talento para desnudar las crudas infamias y simplonas vanidades de la grosera sociedad; y sin duda, sabe donde golpear; conoce el lugar preciso donde zamarrear las torpes tarugadas de la estulta chusma; chistosamente, un segmento de populacho (seudo comunistas y vagos socialistas con aspiraciones a pequeños burgueses que pretenden pasar por intelectuales cantando sus canciones), es quien más disfruta del talento del trovador catalán, a pesar de las carajeadas implícitas en sus canciones. Que decir de esos imbéciles que piensan que han cambiado el mundo simplemente por repetir maquinal y escandalosamente los poemas que los desenmascaran como cretinos alienados.

Pero, no es precisamente la chusma burda, el objetivo original; en realidad, el centro, hacia donde Serrat dirige sus armoniosas punzadas son, principalmente los crueles capataces de esa chusma esclava; aquellos, los que reciben la especial atención de Joan Manuel.

En aquellos puntuales casos, su música y poesía acompañan magistralmente las gloriosas y bien merecidas puteadas contra este mundo social de porquería; aunque la gran mayoría de fanáticos no entiendan el mensaje de sus canciones; y otros, las canturreen hipócritamente, conscientes que aquella denuncia social está dirigida contra ellos, infames criados de los dueños del circo; seres despreciables que cantan las injusticias y crueldades del sistema y al día siguiente todavía oliendo a trago, se constituyen en las principales armas viles de los tiranos de esta farsa que llamamos Estado.


video

De la poca influencia que generan sus metáforas (no por su contenido, sino, por la estolidez de la masa social) en la mente y decisiones del populacho, están conscientes las “élites” de habla latinoamericana, catalana e hispana; por eso, quizá nadie o casi nadie fastidie al trovador y sus “locuras”; por eso quizá, las evolucionadas ratas humanizadas toleran sus sonetos musicales, algunos, dirigidos específicamente contra ellos.

Inicialmente pensaba reflexionar sobre algunas de las verdades denunciadas en los versos libres de Joan Manuel, pero, no lo haré; sea usted amigo lector, quien, concuerde solidariamente con la poesía de Serrat, o saque sus propias conclusiones morales.




Pdata: La canción de la primera secuencia de imágenes responde al nombre de: Vagabundear.
La segunda, se llama: Algo Personal.
Y el audio final: Princesa.

domingo, 11 de octubre de 2009

El Fracaso de la Selección Ecuatoriana de Fútbol y los coyoteros de la FEF.

Con la incertidumbre nadando en mi mente, me dispuse a mirar el partido de fútbol de nuestra selección frente al equipo uruguayo. A diferencia de la masa fanática y estulta que hablaba de goleadas, Yo, divagaba esperando que el resultado favoreciese a la selección ecuatoriana, aunque sea por una sola anotación, no importaba que fuera de penal y en el último segundo.

Los uruguayos además de la reputación histórica, un tanto inflada por su innata verbosidad redundante, también juegan al futbol y algunos lo hacen muy bien; pero tienen una característica que los ha hecho acreedores al repudio de muchos aficionados al juego limpio, tiran patada a lo bruto, golpean como salvajes, y “boquillean” sin parar; todo, escudados en el cuento grosero de la “garra charrúa”. En otras palabras han hecho del juego sucio toda una institución. “Garra charrúa” que generalmente es protegida y garantizada por algunos árbitros, sobre todo cuando se trata de enfrentar a selecciones consideradas “inferiores” comercialmente hablando. Era obvio que contra Ecuador, la “garra charrúa” se iba a presentar, no había que sorprenderse. La incertidumbre se daba por la respuesta que Ecuador tendría frente al típico juego de los uruguayos.

Debo señalar que mi análisis del partido es el de un simple aficionado, que no conoce de fanatismo, pero que disfruta del buen fútbol. Pues bien, desde que el árbitro inició el encuentro me encontré con el mismo equipo desorganizado, inconexo, carente de identidad que había visto desde que el entrenador Sixto Vizuete asumió el cargo; un grupo de buenos jugadores (en su mayoría) que intentaban jugar colectivamente, pero que, en la mayoría de las veces solo quedaba en el intento, y que basaba sus logros básicamente en el talento individual de cada uno de ellos.

Pero el fútbol no es un juego de individuos, sino de equipo; y si bien aquel juego desorganizado puede tener en ocasiones resultados positivos, cuando se derrota a equipos más débiles, o más desorganizados; al final cuando toca enfrentar a equipos menos desorganizados y encima mañosos, el resultado es casi siempre negativo.

Cuando menciono la casi ausencia de orden, estructura e identidad de la selección, no quiero decir que aquello haya existido durante la presencia del colombiano Luis Fernando Suárez, al inicio de la campaña; todo lo contrario con Suárez campeaba la desorganización y la apatía. Era obvio que algunos jugadores querían librarse de él, por motivos que señalo más adelante.

Pero, dejando de lado la bronca que tuve al ver perder a la selección contra los trogloditas uruguayos, a los que tampoco se les puede negar que desarrollaron un sistema que les funcionó, y que tienen en la delantera buenos jugadores rápidos y efectivos; quisiera mencionar quienes fueron, a mi parecer, los verdaderos responsables del fracaso de la selección.

1.- En primer lugar esta el cerdo cretino de Luis “coyotero” Chiriboga. ¿Por qué el “coyotero” Chiriboga? Por varias razones, que cito enseguida.

Hace algunos años, en el estadio de la LDUQ, se desarrolló un encuentro de fútbol entre Liga y Barcelona. En aquel año Agustín Delgado, el otrora goleador de las selección, prestaba sus servicios a Liga; el año anterior había estado jugando en Barcelona de donde salió por problemas con uno de los directivos de aquel equipo, un mamarracho alevoso de apellido Bohrer, creo, cuñado del siniestro alcalde guayaquileño, Jaime Nebot. Resulta que, parece ser que Bohrer, se quedó con las ganas de causarle daño a Agustín Delgado y vio en el partido aquel, la oportunidad de saciar su sed de venganza. Una vez que inició el partido, con inusitada violencia, todos los defensas del Barcelona empezaron a cazar literalmente a Agustín Delgado; una y otra vez, hasta que finalmente, Agustín reaccionó y toda la manada amarillenta, cumpliendo la consigna, se lanzó contra Delgado. Como es obvio, los jugadores de Liga reaccionaron en defensa de su compañero de equipo; y se armó una verdadera batalla real; donde todos pegaron, unos más y otros menos.

Cabe mencionar que para la fecha, Agustín Delgado había caído en desgracia, con los miembros de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), dirigencia rastrera y corrupta que no le perdonaba, al mejor goleador de todos los tiempos del fútbol ecuatoriano, por renunciar a la selección y por denunciar ciertos maltratos y abusos de los que eran objeto los jugadores de la selección, por parte de Luchito “coyotero” Chiriboga y sus secuaces de la FEF.


Fueron estas circunstancias incidentales, provocadas por los jugadores del Barcelona, las que usadas cobarde y perversamente por el miserable Luis “coyotero” Chiriboga, posiblemente en complicidad con el cuñado de Jaime Nebot, las que permitieron la sanción en contra de Agustín Delgado, impidiéndole ejercer su profesión de futbolista durante 1 año, en todo el mundo, sí, en todo el mundo. Contradictoriamente, ninguno de los jugadores de Barcelona, que provocaron la riña, recibió una sanción tan drástica, a pesar de que las imágenes mostraron violencia de parte y parte.

Fue realmente vergonzoso ver y escuchar las actitudes y vocinglerías de la prensa guayaquileña, servil a los intereses enfermizos del Barcelona, exigiendo a las ratas sagradas de la FEF, represalias vengativas en contra del mejor goleador de todos los tiempos del fútbol ecuatoriano, Agustín Delgado. Y sí que las consiguieron.

Posteriormente, más que nada por presión de la opinión pública, de aquellos ecuatorianos conscientes de la injusticia cometida y agradecidos por todo lo que Agustín Delgado le dio al País; las ratas viles de la FEF, luego de humillarlo y acabarlo moralmente, procedieron a rebajarle la sanción.

Con estas infames y cobardes muestras de miseria humana, propias exclusivamente de canallas mezquinos, los jugadores de la selección de fútbol ecuatoriana, fueron simbólicamente ¡castrados!; sí, ¡castrados!.

El mensaje de Luchito “coyotero” Chiriboga y sus secuaces fue claro: “la selección es nuestra y la FEF también, y aquí hacemos lo que nos dé la reverenda gana”. Es decir, en la FEF, no había dirigentes, sino, simples y comunes negreros alevosos.


Es natural que muchos jugadores dejasen sentada su protesta, pero considerando que los dueños del circo podían sancionarles maliciosamente como en el caso de Agustín Delgado, muchos prefirieron guardar silencio; dirigiendo su cólera y frustración con quien seguramente pensaron, debió ser solidario con Agustín; el director técnico, Luis Fernando Suárez.

Por ahí se mencionaba que Suárez, había caído en desgracia debido a conflictos internos de los jugadores vinculados con el interés de algunos de acceder a la capitanía del equipo. Puede ser que sí, puede ser que no; me resulta difícil creer que existan jugadores tan poco profesionales que se molesten por el asunto de ser capitán o no; aunque puede ser. Sin embargo, Yo sigo creyendo que las verdaderas razones para el boicot al colombiano Suárez fueron debido a que, éste, mantuvo silencio cómplice durante aquel episodio vergonzoso del futbol ecuatoriano que terminó con aquella ominosa sanción.

Hasta hoy recuerdo al “patón” Bauza, incrédulo y sorprendido al mismo tiempo, criticando diplomáticamente, como es lógico para evitar posibles sanciones, a la dirigencia de la FEF, es decir a Luchito “coyotero” Chiriboga y sus secuaces. El “patón”, no podía creer cómo, después de que los goles de Agustín Delgado, habían llevado por dos ocasiones consecutivas a los dos primeros mundiales, al Ecuador, en ese momento se lo castigaba cobardemente con una sanción completamente desproporcionada.

Pues bien, los jugadores, sobre todo aquellos del Valle del Chota, dejaron muy clara su posición, durante los primeros partidos de la selección; y solamente cuando salió Suárez, y las ratas de alcantarilla de la FEF redujeron la sanción a Delgado, mostraron que el futbol ecuatoriano no podrá ser el mejor del mundo, pero tampoco está en el tacho; la víctima, la selección peruana.


2.- Los siguientes responsables directos del fracaso son los gordos gusanos de la prensa disque deportiva. Estos expertos en decir gansadas, son cómplices irrestrictos de la dirigencia y de su corrupción. Conocen cada detalle de las maniobras y negociados inmorales de los “angelitos” de la FEF. Pigmeos morales como Vito Muñoz, Omar Machado, Fabián Gallardo, Marcos Hidalgo (aunque el viejo es el único que me hace reír), Roberto Bonafont (la voz comercial de Rafael Correa), Víctor Morales (el cara de papa de canal Uno), y algunos energúmenos más, permanentemente mienten o manipulan a la afición ecuatoriana, y encubren los delitos de sus amos de la corrupta dirigencia, como en el caso del escándalo de los coyoteros de la FEF, encabezados por el “capi” Luna.

3.- Luego, aquí sí, con justicia, aparece Sixto Vizuete. ¿Quién es Sixto Vizuete? Nadie, hasta el bingazo, sabía quién era; nadie lo conocía hasta que por esas cosas que uno no entiende, consiguió un triunfo; dirigiendo a una de las selecciones de menores, logra con un grupo de bisoños jugadores una medalla dorada en los juegos panamericanos desarrollados en Brasil en el 2007.

Entonces Luchito “coyotero” Chiriboga, que para aquel momento se había quedado sin entrenador, por la obligada renuncia de Suárez, aprovecha aquella oportunidad y nombra a Vizuete para el cargo de entrenador oficial de la selección principal. ¿Qué consiguió el Luchito “coyotero”?, ahorrarse buen dinero, al no contratar un entrenador con buena reputación, porque seguramente se imaginó que la selección había perdido cualquier opción de clasificar; pero además, con su decisión demagógica se metió en el bolsillo a la tonta y nacionalista afición ecuatoriana.


Es fácil darse cuenta que Sixto Vizuete está en la selección por decisión de Luchito “coyotero” Chiriboga. Luego, Luchito “coyotero”, no puede renunciar a su corresponsabilidad en las consecuencias de haber nombrado a un tipo ingenuo, simplón, arribista, e incompetente, para dirigir una selección de mayores como la ecuatoriana. No quiero culpar exclusivamente a Sixto Vizuete del fracaso, sería injusto. A Vizuete se le puede culpar de oportunista, inepto o tonto útil de Luis “coyotero” Chiriboga, ciertamente, pero en comparación con las ratas del a FEF, es de los menos responsables; en su mediocridad, además de hacer el ridículo y culpar únicamente a los arbitrajes de las derrotas ecuatorianas, intentó hacer lo que mejor pudo; claro que los intentos cuando no hay capacidad, generalmente no sirven para nada.

Desde un principio fue notorio que, Don Sixto, no estaba capacitado para dirigir la selección principal del Ecuador. Una cosa es dirigir una selección sub 17, y otra muy diferente una selección de mayores, con jugadores experimentados, y dirigidos en clubes profesionales por entrenadores cancheros y muy conocedores de lo que significa sentarse en el banco de la dirección técnica.

Es mi percepción que, un entrenador, a más de saber de estrategia futbolística, debe ser principalmente un motivador y un eficiente administrador de recursos. Pero también con su personalidad debe generar, entre otras cosas, respeto, autoridad, orden y confianza en los jugadores, y debe preocuparse porque esos valores se vean reflejados en la cancha con la actitud y juego de los integrantes del equipo.

Aquello que menciono en el párrafo anterior, era evidente en la etapa exitosa de Hernán “bolillo” Gómez; el equipo tenía identidad, orden, se defendía bien, atacaba organizadamente, tocaba bien el balón; jugaban fútbol y las manifestaciones individuales eran eficientemente coordinadas y asistidas por el equipo. Se notaba que los jugadores entendían a su técnico, y que el técnico entendía a sus jugadores; y si bien, a veces se perdía, el equipo conservaba aquel juego característico, aquella identidad y orden.

4.- Luego vienen los jugadores; sí, aunque algunos hinchas emocionados del futbol les llaman “los héroes”, cuando ganan; y “los negros hijueputas”, cuando pierden. Que se puede decir de estos muchachos de origen humilde y honorarios oligárquicos. Cómo entender que un “chucho” Benítez, jugadorazo y goleador en México, de repente se convierta en un manojo de nervios y no le atine a una. Quizá baja autoestima; complejo de inferioridad, al mirar al frente a un montón de cagones de pelo amarillo y piel insípida; incapacidad para rechazar la presión. No soy psiquiatra, ni psicólogo, pero, el buen sentido me dice que se puede combatir aquellas debilidades con estímulo moral y motivación. Ahora bien, que respaldo moral podían tener los jugadores, cuando ven a un entrenador, cogido una banderita de dos dólares moviéndola patrioteramente de un lado a otro; ¿esa era la motivación?; por favor, hasta cuando ecuatorianos.

Interesantemente, el análisis de los jugadores está directamente vinculado con las decisiones del entrenador; él los escogió, él les mandó a la cancha, o eso se supone. Cómo se puede entender que se incluya como titular a un jugador lesionado, Carlos Tenorio, en el partido contra Colombia en Medellín; o en el caso de Alejandro Castillo, contra Uruguay en Quito, en donde se vio claramente que Castillo estaba disminuido físicamente, lo que generó problemas de marca en el medio campo; agravándolo todo, cuando Vizuete saca a Christian Noboa, que había estado sosteniendo una marcación uniforme a lo largo del partido, con lo cual consiguió cargarle de más trabajo a un debilitado Castillo, y perder más marca en el medio campo.

Lo que sí no me sorprendió, pero sí fue bastante desagradable, fue ver como los delanteros uruguayos fácilmente le ganaban a correr al “panzón” Espinoza y al “bem bom” Hurtado; de la lentitud y poca atención de aquellos, resultaron las jugadas que devinieron en los goles charrúas.

5.- Enseguida en platea escatológica, llegan los árbitros, aquellos incomprendidos e incomprensibles personajes. Algo que resulta interesante, es que, en las dos ocasiones anteriores en las que Agustín Delgado y diez más, llevaron al Ecuador a Japón-Corea 2002 y Alemania 2006, con arbitrajes malos y perjudiciales para los intereses del Ecuador iguales a los de esta eliminatoria, la selección igual clasificó, a pesar de las oposiciones encubiertas y manifiestas de las mafias de la Conmebol. ¿Por qué esta vez no se consiguió el objetivo? Por las razones citadas anteriormente.

Pero, existe una verdad que se puede concluir de las continuos arbitrajes parcializados que ha sufrido la selección, algunos de ellos en nuestro propio País; esta es, la incompetencia e insignificancia de la dirigencia de la FEF y su nula influencia en la Conmebol. Luchito “coyotero” Chiriboga, no es nadie, ni pesa nada en la Conmebol. Por eso las mafias que dominan el Futbol de América del Sur, perjudican periódica y descaradamente a equipos “no tan grandes” y protegen a selecciones como Argentina, Brasil y Uruguay, que venden mejor.


* Por ahí, escuché que alguien decía que los aficionados que ayer asistieron al Olímpico Atahualpa debieron apoyar con más vehemencia a Ecuador. No estoy de acuerdo; con tal de que hayan pagado su entrada era suficiente, a nadie se le puede obligar a hinchar a la fuerza, más todavía que la selección no lograba emocionar a la gente con actitud y juego corajudo; pagaron su entrada, perfecto, déjenles tranquilos, esa es muestra más que suficiente de apoyo a la selección. Injusto culpar a la hinchada ecuatoriana que tanto ha apoyado, sufrido y tolerado.


Hoy, la soldadesca gacetillera seudo deportiva, nos sale con el cuento del repechaje, cretinos venderos de ilusiones mentirosas. Después de lo que ocurrió el sábado, para mí, el asunto perdió importancia. Sería vergonzoso que Chile regale el partido; no creo que Marcelo Bielsa se preste para aquella trama burda propia de mafiosos. Espero que esta experiencia sirva para tomar decisiones que combatan la corrupción de la dirigencia de la FEF. Quiero creer que este trago amargo sufrido por el País y por la hinchada ecuatoriana, servirá para desparasitar a la Federación de Fútbol Ecuatoriana de personajes nocivos como Luchito “coyotero” Chiriboga y sus serviles adictos.

A ver, qué más; quién más, quién se me olvida; no se me ocurre nadie más; sin embargo, si a usted, estimado lector, se le viene a la mente algún personaje culposo; libre, es usted, de citarlo y castigarlo con la severidad que se merece.

martes, 6 de octubre de 2009

Karl Marx frente a Simón Bolívar y los aprietos de los marxistas bolivarianos.


Días atrás un amigo me preguntaba si había leído la carta que el millonario revolucionario Fidel Castro le había enviado a su hijastro político, Hugo Chávez. Le mencioné que no. Luego que mi amigo, hizo un muy breve relato del contenido de ésta, le señalé lo poco creíble que resultaba que dicha misiva se hubiera filtrado a manos de terceros, aunque tampoco se podía soslayar una posible autenticidad. Sin embargo, enfaticé que, aquella duda, en nada cuestionaba la veracidad del contenido de dicha carta.

Absolutamente todas las triquiñuelas, estratagemas y recomendaciones criminales, supuestamente realizadas por el comunista que vive como pipón oligarca, son perfectamente verificables en la práctica, en la realidad y en los hechos, tanto en Venezuela, como en nuestro País, el Ecuador.

Explotar la religión y el patriotismo enfermizo, exaltar los mitos mentirosos de héroes de pacotilla como Simón Bolívar, adular a la chusma estólida, motivar la lucha entre clases, culpar a otros de la corrupción propia, estimular el odio, sobornar, recurrir al terrorismo de Estado, intimidar, mentir, engañar, embaucar, e inclusive fusilar a los miembros de la oposición, acto criminal que ya sucedió en el Ecuador, en el puente sobre el río Upano, donde los opositores, a la ley del uso del agua, y a los intereses mineros depredadores de Correa y sus socios comerciales, fueron reprimidos, y uno de ellos asesinado, según versión del gobierno que ordenó la represión, “por ellos mismos”. Todos estos infames, cobardes, y criminales principios del socialismo del siglo XXI, son perfectamente comprobables en la práctica. De manera que el origen de la misiva termina volviéndose insignificante ante la veracidad de su contenido.

Todos estos aspectos, demuestran el afecto y respeto que estos disolutos patriotas tienen por el pueblo común y corriente, aquel por el cual dicen, estar dispuestos a inmolarse.

Entre las infamias, se encuentra aquella burda estratagema que consiste en explotar la admiración servil que la chusma siente por patrioteros del pasado, truhanes mendaces, oportunistas y criminales, que llegaron a tener cierta reputación gracias precisamente a las mentiras, traiciones, crímenes y adulterios, que su viciosa condición estimuló. Entre éstos, Simón Bolívar.


Tanto Fidel Castro, como Hugo Chávez, y sus respectivos criadillos, Ortega, Correa, Morales, etc., permanentemente nos hablan de sus afectos inconsolables por el socialismo o el comunismo. Permanentemente sus lacayos hipnotizan a la chusma con el cuento grosero y engañoso de la “Dictadura del Proletariado”; continuamente sus secuaces y rameras pregonan en el oído del cándido populacho, a través de grotescos galimatías, los falsos beneficios del comunismo, socialismo, marxismo, leninismo, guevarismo, bolivarianismo, chavizmo, etc., etc., etc.

Pero, como no hay crimen perfecto, estos farsantes tarde o temprano fueron desenmascarados. Más rápido cae el mentiroso que el ladrón, dice un aforismo popular. Pues aquel aforismo es muy certero, cuando de desenmascarar la hipocresía, mentira y cinismo de los enemigos del capitalismo, pero amantes del mercantilismo. En ocasiones de manera un tanto jocosa, considerando que son los propios dueños del marxismo los que desnudan, en su naturaleza desvergonzada a los viles patriotas del vicio.

En el 1857, Charles Dana, director del “New York Daily Tribune”, le encomienda a Karl Marx, escribir una biografía acerca de Simón Bolívar y Ponte. Meses después, luego de recibido el trabajo, Dana, reclama a Marx, por lo que él, califica como, “tono prejuicioso”, en que estaba escrito aquel ensayo biográfico.

Marx, se ratifica en cada palabra, y, le escribe a Federico Engels, diciéndole: "En lo que toca al estilo prejuiciado, ciertamente me he salido algo del tono enciclopédico. Pero hubiera sido pasarse de la raya querer presentar como Napoleón I al canalla más cobarde, brutal y miserable. Bolívar es el verdadero Soulouque".

Marx reconoce, un animadversión en contra de Simón Bolívar, pero la explica, exponiendo una serie de capítulos bochornosos y repudiables de la vida del disque Libertador.


Marx, comienza su ensayo, señalando los orígenes de Bolívar, así señala entre otros datos que, nació el 24 de julio de 1783 en Caracas y murió en San Pedro, cerca de Santa Marta, el 17 de diciembre de 1830; deja en claro que descendía de una de las familias mantuanas, que en la época de la dominación española constituían la nobleza criolla en Venezuela.

Posteriormente, Marx, menciona que Bolívar es enviado a Europa, privilegio exclusivo de familias adineradas, con apenas 14 años. Ahí su vida transcurre sin ningún asunto que merezca señalarse. En 1809 vuelve a su patria y, pese a las instancias de su primo José Félix Ribas, rehúsa adherirse a la revolución que estalla en Caracas el 19 de abril de 1810. Pero, con posterioridad a ese acontecimiento, acepta la misión de ir a Londres para comprar armas y gestionar la protección del gobierno británico. A su regreso de Londres se retira a la vida privada, nuevamente, hasta que en septiembre de 1811 el general Miranda, por entonces comandante en jefe de las fuerzas rectas de mar y tierra, lo persuade de que acepte el rango de teniente coronel en el estado mayor y el mando de Puerto Cabello, la principal plaza fuerte de Venezuela. Cuando los prisioneros de guerra españoles, que Miranda enviaba regularmente a Puerto Cabello para mantenerlos encerrados en la ciudadela, logran atacar por sorpresa a la guardia y la dominan, apoderándose de la ciudadela, Bolívar, aunque los españoles estaban desarmados, mientras que él disponía de una fuerte guarnición y de un gran arsenal, se embarca precipitadamente por la noche con ocho de sus oficiales, sin poner al tanto de lo ocurría ni a sus propias tropas, arriba al amanecer a Guaira y se retira a su hacienda de San Mateo. Cuando la guarnición se entera de la huida de su comandante, abandona en buen orden la plaza, que es ocupada de inmediato por los españoles al mando de Monteverde.

Enseguida, Marx, relata la infame traición de Bolívar a Francisco Miranda. Posiblemente una de las razones por las cuales Marx despreciaba a Bolívar; sentimiento comprensible considerando lo perversa y cobarde de aquella ruin felonía.

Luego de señalar que, Bolívar huye con la autorización de la Corona española, Marx, relata una serie de peripecias, contratiempos, pequeñas luchas intestinas e impasses en que se ven involucrados los principales caudillos de la independencia, hasta que finalmente se ponen de acuerdo y empiezan nuevamente la lucha.


Marx, continúa con un crudo y descarnado relato cronológico de las múltiples batallas contra los españoles, intercaladas permanentemente por fuertes roces e intrigas entre los principales líderes de los ejércitos americanos. La incompetencia, cobardía, brutalidad, el pillaje, los asesinatos y fusilamientos, traición, ambición, odio y racismo, de unos, se alternan continuamente con temeridad, coraje, audacia y temple, de otros.

Finalmente, Karl Marx, concluye, con la opinión del coronel Henry Ducoudray Holstein, edecán de Bolívar, que señala lo siguiente: "Simón Bolívar mide cinco pies y cuatro pulgadas de estatura (entre 1,60 y 1,62 m), su rostro es enjuto, de mejilla hundidas; su tez pardusca y lívida; los ojos, ni grandes ni pequeños, se hunden profundamente en las órbitas; su cabello es ralo. El bigote le da un aspecto sombrío y feroz, particularmente cuando se irrita. Todo su cuerpo es flaco y descarnado. Su aspecto es el de un hombre de 65 años. Al caminar agita incesantemente los brazos. No puede andar mucho a pie y se fatiga pronto. Le agrada tenderse o sentarse en la hamaca. Tiene frecuentes y súbitos arrebatos de ira, y entonces se pone como loco, se arroja en la hamaca y se desata en improperios y maldiciones contra cuantos le rodean. Le gusta proferir sarcasmos contra los ausentes, no lee más que literatura francesa de carácter liviano, es un jinete consumado y baila valses con pasión. Le agrada oírse hablar, y pronunciar brindis le deleita. En la adversidad, y cuando está privado de ayuda exterior, resulta completamente exento de pasiones y arranques temperamentales. Entonces se vuelve apacible, paciente, afable y hasta humilde. Oculta magistralmente sus defectos bajo la urbanidad de un hombre educado en el llamado “beau monde”, posee un talento casi asiático para el disimulo y conoce mucho mejor a los hombres que la mayor parte de sus compatriotas."

Los admiradores y aduladores de Simón Bolívar señalan que Ducoudray Holstein, era un aventurero que despotricaba calumnias contra Bolívar debido a que habría sido perjudicado en los repartos de los diferentes botines, pero, si así fuese, aquello demuestra que algo había que repartir, es decir, alguien se llevaba la parte gruesa del botín, mientras otros se quedaban con los huesos y pellejos; y si bien es cierto que algunos pintorescos detractores de Simón Bolívar lo cuestionan porque de alguna manera los apetitos de Bolívar impidieron la consecución de los suyos propios, lo cierto es que aquello, no encubre la naturaleza réproba de este sujeto común y corriente cuya astucia y ausencia de escrúpulos le permitió acceder a elevados niveles de poder. Pero, dejemos que él mismo, Bolívar, con sus propias palabras se presente como un individuo absolutista, racista y vanidoso; así:

"En tanto que nuestros compatriotas no adquieran los talentos y virtudes políticas que distinguen a nuestros hermanos del norte (EE.UU), los sistemas enteramente populares(Democracia), lejos de sernos favorables, temo mucho que vengan a ser nuestra ruina... Estamos dominados de los vicios que se contraen bajo la dirección de una nación como la española, que sólo ha sobresalido en fiereza, ambición, venganza y envidia..."

“El indio es de un carácter apacible que sólo desea el reposo y la soledad”

“Los blancos [de Perú] tienen el carácter de los indios, y los indios son todos truchimanes, todos ladrones, todos embusteros, todos falsos, sin ningún principio de moral que los guíe

"
Los tres grandes majaderos de la historia hemos sido Jesucristo, Don Quijote... y yo."

“Si el Senado en lugar de ser electivo fuese hereditario, sería en mi concepto la base, el lazo, el alma de nuestra República”.


Como se puede notar, Karl Marx, detestaba a Simón Bolívar, y ciertamente tenía razones suficientes. Por qué esta información había permanecido oculta; posiblemente se traspapeló, quizá a los marxistas leninistas, estalinistas, etc., no les interesó que se mostrara al mundo, quién lo sabe; lo cierto es que de repente se coló por aquí, se coló por allá y pronto algunas copias empezaron a moverse de un lugar a otro.

Vaya dilema para los aduladores del mito de Bolívar y al mismo, tiempo fieles adoradores del dogma socialista y comunista. Karl Marx, o Simón Bolívar, “¿con cuál nos quedamos?”, se dirán confusos en sus socialistas y guevaristas diálogos.

Pero, el asunto no es tan complicado cuando eres un bribón inescrupuloso, y se trata de engañar a una masa estólida feliz con sus héroes de oropel y con las mentiras demagógicas que los beneficiarios de la farsa les cuentan gritona y patrioteramente; “ y si nos quedamos con los dos, con Karl y Simón; y si decimos que todo es una mentira, una conspiración del Imperialismo que tergiversó la verdad y la convirtió en mentira; y si le culpamos a los enemigos de la revolución; y si le echamos la culpa a los usufructuarios del terrible capitalismo”.

Sin embargo, si bien pueden engañar a la masa, no pueden encubrir las evidencias. Eso quisieran, pero no pueden; controlar absolutamente la información, decidir que debemos saber, obligarnos a repetir y aceptar maquinalmente sus sofismas, imponer sus mitificaciones como si fueran verdades absolutas; eso quisieran, pero no pueden.

Si Karl Marx, pudiera ver en el apuro en el que se encuentran los patriotas socialistas y comunistas, por un lado bailando lujuriosamente al son que tocan las ideas socialistas y comunistas, por él desarrolladas; y por otro lado, acostándose en la misma cama pornográfica con el distinguido y burgués mantuano, Libertador, de sus patriotas vicios; casi que seguramente se destornillaría de la risa, no sin renunciar al justo desprecio por unos y otros, marxistas bolivarianos y bolivarianos pelucones.

domingo, 4 de octubre de 2009

¡Cuándo los pueblos entenderán a sus gobernantes!

Horas de la tarde, parque Italia, Avenida América, debajo de una visera, posiblemente esperando Chilibulo-La Gasca, o America-Belisario, miraba la flora y fauna, que vegetando y rumiando, apática o ferozmente, se movilizaba junto y alrededor de mí; indiferente de la llegada del bus que me llevaría a mi casa.

En aquellas épocas, hace ya, ¿cuántos años?, 14, 15 quizá 16 años, más o menos, deambulaba en las calles de Quito, lidiando con la violencia que primaba, la mayoría del tiempo, en aquellas jaulas de mentira, humillación y necedad, de la Universidad Central del Ecuador.

A cada momento se escuchaban los gritos destemplados de los parlantes adosados a las viejas camionetas brutalmente pintadas con los colores de los partidos políticos a los que pertenecían los delincuentes que se promocionaban escandalosamente.


De repente, uno de estos vehículos, se acercó a la vereda, y lentamente empezó desplazarse a unos escasos centímetros del bordillo. Mientras esto sucedía un individuo subido en el cajón del vetusto vehículo entregaba una especie de periódico a todos quienes se atrevían a extenderle la mano.

Cuando la camioneta se perdió en medio del tráfico, Yo, había empezado a revisar la publicación que tenía en mis manos y que momentos antes había recibido de aquel mercachifle. Se trataba de un pasquín del partido socialcristiano, en el que además de reprochar pornográficamente al corrompido viejo curuchupa Sixto Durán Ballén, censuraba en varios artículos pintorescos el pésimo gobierno de Rodrigo “tiza de sastre” Borja, y criticaba febrilmente la corrupción de sus corifeos socialdemócratas.


Se notaba que los primos socialcristianos conocían muy bien las actividades ilícitas realizadas por aquel gobierno tristemente famoso por su incapacidad para solucionar los problemas económicos del País, basta recordar las inflaciones del 40%, 50%, o 70% que alternativamente golpearon la economía de los ecuatorianos; y, por la chabacanerías groseras de aquel pitufo vanidoso que en mala hora llegó a ser presidente de este País, ya saben a quién me refiero, “el Rrodri” Borja, por si acaso alguna mente olvidadiza o bisoña no lo ubica.

Pues bien, en uno de los múltiples comentarios, que manchaban aquella gacetilla, apareció una cita bastante interesante, que salía de la vulgaridad en aquel tosco amasijo de injurias y groserías, que por otro lado calzaban excelentemente bien a todos aquellos politicastros, ahí mencionados, incluidos sus propios titulares, los primos socialcristianos, autores de aquel libelo; como que se habían inspirado en su natural corrupción.

La cita hacía mención a ciertas palabras que Rodrigo Borja había dicho en el sentido de que el pueblo ecuatoriano, no era lo suficientemente listo y despierto para entender el sacrificio que Borja y sus sátrapas, habían asumido, en su “desinteresado y sublime renunciamiento, a sus intereses personales con tal de gobernar a semejante grupillo de chusma malviviente y muerta de hambre”. Cabe recordar que entre los principales sátrapas del narigón “zoilomáximo”, se encontraban, César Verduga famoso por ser el ladrón de los gastos reservados durante el gobierno del bonachón corrupto Durán Ballén; Andrés “el caratoso” Vallejo, reputado lugarteniente de Borja, hoy, involucrado en el escandaloso negociado del nuevo aeropuerto; entre otros.

Frente a estas declaraciones, aquellas en las que el guasón de aquella época se vanagloriaba de su hidalguía chapetona, una sentencia aparecía fulgurante como respuesta a las verborreas grasientas del narcisista Borja: “¡Cuándo el Pueblo entenderá a sus gobernantes!

Como hoy, ayer, los politicastros, recurren a cualquier artimaña, sin que les importe lo tramposa y maliciosa que esta fuera, para presentar al hombre tosco, malicioso y presuntuoso, como el Estadista por excelencia; como hoy, ayer, un vulgar patán mentiroso llegó a ser presidente de esta lastimera República; como ayer, hoy, el pueblo no entendió a sus gobernantes.

Que desagradable resulta escuchar, las explicaciones disparatadas, absurdas y groseras de los actuales cortesanos y secuaces del gobierno de la Involución ciudadana, usadas para encubrir las incontinencias verbales y las veleidades pomposas del señorito Presidente Rafael Correa. Sin embargo, en más de una oportunidad, cuando las ambigüedades legales o las circunstancias les son propicias, o por último, cuando en un acto de cinismo desvergonzado, simplemente les da la regalada gana, vociferan descaradamente que: "las palabras del Señor Presidente han sido malinterpretadas". Es decir, ¡la culpa es del pueblo que no entiende a sus gobernantes! Es decir, “¡pueblo estúpido, indigno y simplón que entiende mal las buenas intenciones del señorito presidente!”


Ahora bien, este tipo de manifestaciones politiqueras delincuenciales, éstas, de culpar a las ingenuas, engañadas y estólidas víctimas, de los delitos de sus victimarios, son comunes en todos los países y no conocen de tiempos. Lo cual conlleva una justa crítica, una más, a la sociedad, pero, exclusivamente, a aquel segmento mayoritario que siempre termina siendo una suerte de alfombra desnutrida y deslucida, sobre la cual las mafias elitistas bailan felices henchidas de riqueza y vicio. Pueblo ignaro, tosco y libertino, que no aprende de sus múltiples tropezones en la misma piedra.

Pues bien, de este concurso de circunstancias desgraciadas, me viene a la mente un breve cuento, que parece muy oportuno, considerando las realidades pasadas, presentes y posiblemente futuras, si la masa enajenada no deja de actuar como chusma beata, fiestera e ignorantona. El relato es el siguiente: Resulta que, un Rey autoritario e inmoral, ofuscado por su incompetencia para gobernar y enviciado por la corrupción de sus corifeos y concubinas, clamaba a grandes voces que el Pueblo injusto y malagradecido, no lo comprendía. Al enterarse de tamaña bellaquería un Pensador de esa época mencionó que: efectivamente, los Pueblos no comprendían a sus gobernantes, para fortuna de éstos, porque, si los Pueblos tuviesen las más mínimas nociones de moral sentido y buen juicio, que les permitiesen descifrar y entender las verdaderas intenciones de semejantes canallas, hacía mucho tiempo que las cabezas de esos infames granujas habrían rodado hasta el más inmundo de los pantanos, para suerte y bienestar de aquellos Pueblos.

¡Cuándo llegará el día en que el Pueblo Ecuatoriano finalmente entienda las verdaderas intenciones de sus gobernantes!.........………… ¡cuándo!