martes, 22 de septiembre de 2009

Breves reflexiones sobre Francisco de Miranda y la traición de Simón Bolívar.

¡Qué vergüenza! ¡Qué vergüenza!, que un tema que debería ser motivo de foros y debates públicos, apenas sea considerado en algunos blogs, pocos, por alguno que otro ¡sacrílego!

Permítame estimado lector expresar algunas ideas que no fueron lo suficientemente desarrolladas en el anterior post.

De acuerdo con la historia oficial, Miranda se vio obligado a capitular debido a la supremacía bélica de las fuerzas de Monteverde. Su intención fue evitar una masacre. Lamentablemente, para las fuerzas de la república, Monteverde como "buen" militar español, traiciona su compromiso y arremete contra aquellos combatientes republicanos que pudo identificar.

Un aspecto que resulta interesante es aquel que tiene que ver con la rendición de la guarnición republicana de Puerto Cabello; plaza en que se encontraba gran cantidad de armamento de la república, y cuya defensa estaba a cargo de Simón Bolívar. Muchos historiadores concluyen que aquella derrota marcó el final de cualquier posible resistencia efectiva.


Otro asunto importante es aquel que tiene que ver con los orígenes humildes de la familia de Miranda, mismos que despertaron el odio racista de las familias oligárquicas de Caracas, conocidos como los “Mantuanos”, algo así como los chapetones en lo que hoy es Ecuador. La familia de Miranda siempre fue vista con desdén, pues, la sociedad colonial criolla, no veía en los inmigrantes isleños de la familia Miranda, la hidalguía necesaria para equipararse a las grandes castas de la sociedad colonial criolla venezolana, entre las cuales se encontraba la familia de Simón Bolívar.


Estos antecedentes, unidos a los mencionados en el post anterior, ofrecen una gran cantidad de evidencias que presentan a Simón Bolívar como un tipo despreciable, cobarde, traidor y maquiavélico.

Al entregar a Miranda, Bolívar, se libró de uno de los principales caudillos que se interponían permanentemente en su camino por crecer en la jerarquía de mando.

Al traicionar a Miranda, Bolívar, consiguió un salvoconducto que le permitió cruzar las líneas enemigas, garantizando su miserable integridad.


Al traicionar a Miranda, Bolívar, sació su odio racista; su odio de criollo mantuano en contra de un hombre infinitamente superior a él, un hombre que había conseguido lo que Bolívar jamás habría podido. El mismo odio y venganza que llevó a Manuel Piar al paredón.


Al traicionar a Miranda, Bolívar, podía esconder su fracaso al perder la guarnición de Puerto Cabello, derrota que terminó con el triste desenlace del final de la primera república; y de esa manera infame y cobarde culpar a Miranda de la serie desgraciada de circunstancias que devinieron en aquel desastre.


¿Cómo un bribón como Bolívar, pudo llegar a tener el comando de los ejércitos emancipadores del norte de América del Sur?
Simple ausencia de líderes capaces, en unos casos; en otros, hay que reconocer su capacidad para eliminar a quienes podían quitarle el mando, como en los casos de Miranda y Piar.

¿Cómo un bribón como Bolívar llegó tener tanta reputación histórica?
Porque la chusma vive de mitos, necesita héroes de oropel a quien adorar. Porque el populacho no entiende que no son los generales los que ponen el pecho a las balas y bayonetas, sino, los soldados.

¿Por qué Sebastián Francisco de Miranda Rodríguez, no ha recibido el respeto y admiración de los americanos, conforme a sus méritos?
Porque los historiadores bolivarianos, y las mafias socialistas y seudo comunistas de América Latina, se han encargado de sobredimensionar la imagen de Simón Bolívar, a propósito, por pura conveniencia mezquina; y se han dedicado a esconder el buen nombre de Miranda; pero como no lo han conseguido, se han consagrado a la sucia y vil tarea de pretender enlodar su ilustre nombre.


El conocimiento de la verdad significa el desenmascaramiento de la mentira grosera. Por eso las prostitutas de la Historia bolivariana, se desesperan por ocultar la verdad. Pero no pueden, tendrían que eliminar todos los triunfos del Americano Universal, y eso es simplemente imposible.

Por ahí, me reía revisando las opiniones disparatadas de algunos ignaros que calificaban a Miranda como un comunista; señalando que Miranda deseaba un solo País desde el Mississippi hasta la Patagonia. Que definición tan tercermundista de lo que es ser comunista. Yo más bien quiero creer que Miranda deseaba que, a lo largo de toda América, la constante sea un Pueblo Libre.

2 comentarios:

robertisimo1 dijo...

Excelente apreciacion , que demuestra un verdadero conocimiento y justo balance de la historia.
No quiero enaltecer lo desalmado de nuestro libertador teorico, pero si el desapego y verdadera vision que demostro el Generalisimo Francisco de Miranda.
Roberto Meza

Un Acontista dijo...

NO HABIA LEIDO UNA DIATRIBA MAS PUERCA CONTRA LA IMAGEN DEL LIBERTADOR Y MAS MENTIROSA. ES LO QUE PERMITE INTERNET ESCRIBIR CUALQUIER PORQUERIA QUE DEMERITE LA IDEA BOLIVARIANA, QUE ASCO ..DE BLOG...