miércoles, 16 de diciembre de 2009

El narcisismo anticorreano y sus sicarios de conciencia.

El otro día divagaba sobre la realidad política ecuatoriana, tiranizada y monopolizada por el conservadurismo mercantilista y el socialismo consumista; y más específicamente acerca del correísmo pipón y el anticorreísmo patriotero; y llegué a la conclusión, una vez más, de que uno de las principales responsables de esa aciaga realidad es el propio populacho, burgués o guacharnaco, da igual, al final comparten similares responsabilidades.

Los niveles supinos de estupidez, mezclados con ese servilismo perverso, así como el odio ciego y absurdo, de los miembros de la oposición tradicional; generalmente partidocracia chapetona mestiza o populista conservadora, y sus viles testaferros, acolitados por sus respectivas manadas brutales e incondicionales; me permitieron esbozar la siguiente reflexión que debe entenderse metafóricamente: Si mañana Rafael Correa, sale con sus típicos aspavientos y paroxismo demagógicos, que por cierto, tan efectivos resultados le han generado, y critica la corrupción del Gobierno de Rafael Correa, implacable y rudamente; pues, seguro que la chusma anticorreana adulará servilmente a Rafael Correa, por criticar al Gobierno de Rafael Correa.

Para los típicos anticorreanos, la condición moral de quien cuestiona o crítica a Correa carece de importancia, lo único que interesa es que censure a Correa, con o sin razón. No interesa que sean pillos, ladrones, mentirosos, farsantes, demagogos, brutos y hasta asesinos; lo único que importa es que se opongan al Gran Patán. Ignorantemente ejercen aquel principio maquiavélico que dice: el fin justifica los medios. Pero lo más grave radica en que están dispuestos a recurrir a la injuria infame, la cobarde violencia y al terrorismo ruin en contra de quienes, pocos por cierto, ejerciendo al derecho a la Libertad de Expresión, opinan y presentan a sus adorados neo capataces y gamonales, como lo que realmente son, personajes comunes y corrientes que llegaron a sobresalir gracias a su falta de escrúpulos, ambición, engaño, codicia y ausencia completa de respeto por los derechos de los demás.


Hasta ahora recuerdo las palabras de Andrés Oppenheimer, famoso sicario de conciencia, que comentando en CNN, horas después de los atentados en las torres del World Trade Center, vomitaba más o menos lo siguiente: “el que no esté de acuerdo con las decisiones del Gobierno de Bush es un defensor de terroristas”. Pues, aquí en Ecuador, los cobardes terroristas y asesinos de conciencia, aquellos que dicen que, “sus días están contados si sigue como hasta ahora”, pretenden imponernos con violencia las consignas de sus infames patrones. Al ritmo de “el que no salta es correísta”, se ataca la Libertad de Expresión de aquellas personas que tienen el derecho a decir lo que piensan, aunque eso signifique expresar lo que muchos, canallas cobardes, no quieren escuchar. Grosera e hipócritamente, éstos, son los que critican los abusos del tiranuelo, hoy, enquistado en Carondelet.

Pero, más grave aún, es que todos los días, todos los días, los sicarios de conciencia, los cobardes terroristas, los dueños de la verdad y los criminales con impunidad garantizada; maltratan, injurian, amenazan, o violentan el derecho de los demás; si no torturan o asesinan; y sin embargo la chusma asquerosa, burguesa o guacharnaca, deliberadamente da las espaldas a esa infame y cruel realidad; o peor todavía defienden, encubren, justifican y festejan las mentiras y brutalidades de sus adorados capataces y amos; y hasta se dan el lujo de escarnecer a quienes cobarde e injustamente son agredidos o insultados, si no algo peor.

Por qué una persona decente, valiente e inteligente debería participar en "política", si por dar una simple opinión, es amenazada por la estupidez y el terrorismo, con el infame, “si sigue así, no durará mucho”. Cómo le pides a una persona honesta que intervenga en “política”, cuando aquel escenario no pasa de ser una asquerosa cloaca saturada por lo peor de una sociedad enferma y corrupta. Cómo.


Una de las razones de la gran popularidad de Rafael Correa se debe a que supo canalizar a su favor; el odio y desprecio que muchas personas sienten por: la partidocracia conservadora; los sectores económicamente opulentos que han sido beneficiarios de esta dictadura inmoral que ha sufrido y sufre el Ecuador; los gacetilleros dorados, verdaderos quintacolumnistas infiltrados en el periodismo profesional; en general, por aquellos patriotas con enormes rabo de paja que se constituyeron en el símbolo de la corrupción. Correa explotó ese desprecio, odio y repulsión; beneficiándose políticamente de aquello. Es así que, tantas cuantas veces aquellos cadáveres insepultos intentaron cuestionar la corrupción del gobierno de Correa, éste, se limitó a recordarle a la sociedad los antecedentes políticos delictivos de aquellos patriotas. Casi que se volvió un concurso asqueroso, una competencia de cual bando tiene rabo de paja más rechoncho y larguirucho. Naturalmente, treinta y tantos años de partidocracia conservadora, impactan más que 3 años de partidocracia socialista. Por lo mismo, Rafael Correa ha salido victorioso en aquel concurso de, “cuál es, más o menos corrupto”. Y seguirá haciéndolo hasta que su corrupción y la de sus testaferros lo vuelvan más repugnante que sus primos de la “derecha”; después de lo cual, el conservadurismo chapetón, volverá al poder. Círculo vicioso, ¿cierto?, amable lector.


Típico narcisista anticorreano es este personaje que responde a los nombres de Carlos Vera, sobre quien preferiría no comentar. Baste decir que, quienes fuimos testigos de la intolerancia, alevosía, egomanía y prepotencia de sus monólogos; o de sus entrevistas en donde, él, era la estrella y el dueño de la verdad; o sus arrebatos de furia en contra del personal de planta; o su paso “glorioso” por el gobierno de Durán Ballén; o su periodismo “imparcial e independiente”; conocemos de sobra la calaña de este sujeto.

Pero sí quisiera decir que, después del discurso del 26 de noviembre del 2009, en Quito, parque del Ejido, sector del Arbolito; estoy casi seguro que Rafael Correa luego de matarse de risa, debió frotarse las manos, ante la perspectiva de un enfrentamiento político con el “señorito del cabello al viento”. No creo equivocarme, dados los antecedentes y realidades, cuando digo que, durante la campaña de revocatoria del mandato, si llega a darse, el “mudo” Correa barrerá el piso con el “James Dean” guacharnaco. Eso, se verá reflejado en las urnas con una aplastante victoria; lo que se constituirá en un voluminoso espaldarazo durante las siguientes elecciones para presidente, con la consecuente, posible y casi garantizada reelección del “mudo”. Que vamos a hacer, así están las cosas, más todavía, cuando la oposición anticorreana y sus sicarios de conciencia, hacen campaña a favor de Rafael de Carondelet.



Con estos enemigos, ¡para qué amigos!:

video

6 comentarios:

Juan Montalvo dijo...

Coincido con tu apreciación: Lo del referéndum revocatorio es una soberana estupidez que sólo puede reforzar al mandamucho, que prefiere el tarimeo confrontador a gobernar crisis energeticas y pastorear corruptelas inevitables que afloran levantando cualquier piedra mal tapada en este hediondo régimen.

En cualquier caso, un esfuerzo por hacer oposición no viene del todo mal al monolítico panorama verde fosforito que padece el país. Lo que resulta risible es escuchar las críticas del correísmo diciendo que estos habñian montado una fanesca ¿qué piensan que es AP que abarca desde la Derecha Rosada hasta el MPD?

Anónimo dijo...

El jefe de bloque del ADE, Alfredo Ortiz, señaló que en principio se opuso a que exista el Consejo de Comunicación, pero luego de la reunión con la Comisión Ocasional de Comunicación se logró un preacuerdo de que exista dicho Consejo, pero aclaró que la forma como esté constituido debe ser independiente del poder político. Acotó que las atribuciones de este Consejo deberían llegar hasta la suspensión de programas que atenten contra la ley, pero no a la clausura del medio.
Pese a que el martes pasado los jefes de bloque y los miembros de la Comisión de Comunicación anunciaron, luego de una reunión de más de cuatro horas, la firma de un acta con al menos ocho cambios acordados que serían analizados en el primer debate del Proyecto de Ley de Comunicación, hasta el cierre de esta edición, el documento no se firmó. El mayor punto de conflicto persiste entorno a la facultad que tendría el Consejo de Comunicación e Información (CCI) para suspender medios.
Las discrepancias surgieron tras la discusión del punto cuatro del acta de acuerdos, redactada por los asambleístas Betty Carrillo (AP), Paco Moncayo (MM) y Cynthia Viteri (MDG), que respecto al CCI dice: "Tendrá facultades de regulación administrativa pero, de ninguna manera, podrá suspender o clausurar administrativamente ningún medio".
El oficialista Alianza País (AP) pidió eliminar la palabra suspender y que se limiten las sanciones administrativas a la programación que atente contra los derechos de los niños.
La oposición negó el pedido, pues advirtió que de hacerlo daría cabida a la "suspensión definitiva de un medio", lo cual entrampó el diálogo, por lo que la reunión se suspendió. Se convocó a una nueva cita para hoy.
Los opositores César Montúfar, Fausto Cobo y Viteri, quienes inicialmente exigían que el oficialismo desista de crear el Consejo para iniciar el diálogo, el martes declinaron su posición y aceptaron su aprobación, bajo la exigencia de que no se convierta en un ente sancionador. "Los acuerdos sobre el registro y el uso del espectro radioeléctrico son importantes, por lo que debíamos ceder sobre el Consejo", dijo Cobo. Pero Leonardo Viteri (PSC) insiste en archivar el informe para primer debate. "El Ejecutivo puede vetar lo que apruebe la Asamblea y devolverle al Consejo la facultad sancionadora, dejando insubsistente el acuerdo", concluyó.

CON EL VISTO BUENO DE LA OPOSICION LA LEY DE COMUNICACION VA PORQUE VA !!!

Professor Hoax dijo...

Si alguien desea revocar el mandato, está en toda la libertad de hacerlo, si quien lo propone no ha medido las consecuencias, es su problema, sobre todo considerando que, de llegar a recolectar las firmas necesarias, el organizador es la Corte Electoral (ex-TSE) que, supongo, nuevamente tendrán sus "centros paralelos de control" que no sabemos bien el fin que tienen, los malpensados nos lo imaginamos, una Corte Electoral obsecuente con el (des)gobierno de AP.

Coincido con JM que un esfuerzo por hacer oposición es saludable, ya que a la partidocracia, es decir los partidos políticos no alineados con AP, parece que les han dado jarabe de laúdano, no tienen acción a nada.

La posición de Vera sobre la Ley Mordaza es compartida por muchos conciudadanos, y creo que esa será su plataforma política.

Personalmente apoyo el pedido de revocatoria, pero jamás votaría por Carlos Vera, no me gusta su forma de hacer política.

quiteño libre dijo...

Correa es dueño del TSE eso significa PAQUETAZO !!!!!!!!

nelsonesteban76 dijo...

Saludos Amigo Saulo:

Un placer darme una vuelta por tu cueva a los tiempos y encontrarme con tan buen post.

De hecho, los intentos ridículos de oposición de Carlos Vera no quedarán más que en eso, no sé cuál es la estrategia de Vera, pero jamás llegará a nada echando flores a Correa pero rasgándose las vestiduras diciendo que fue su culpa el que Correa haya llegado al poder. Ese video que subiste es el "grammy" a la estupidez política.

Una consulta popular no haría más que apuntalar la popularidad de Correa y preparar un escenario propicio para una futura reelección con el correspondiente "echado en cara" de la super popúlaridad de este gobierno por demás incapaz.

Mientras la oposición siga siendo la misma pandilla de mediocres con ese enorme rabo de paja, jamás se hará daño a Correa, ni siquiera por este derroche de incapacidad mostrado en el tema energético la gente se quita la venda para darse cuenta de lo incapaz que es este presidente, al contrario, se vuelve más solidaria y comprensiva, maldita estrategia que ciega a la chusma y prepara un caudillismo de incapacidad.

Saludos Amigo Saulo.

Saulo Ariel dijo...

"¡Cuero... para Cuero!
Por José Guerra Castillo.
La ocurrencia del señor Presidente de la República, de nombrar a un esmeraldeño como Gobernador de Guayas, no honra al ciudadano Roberto Cuero. Es solamente una cuña para combatir la labor permanente e inconmensurable del alcalde Nebot. Pero los guayaquileños y los que llegaron de todo el país a este emporio de trabajo, rechazan la acción del Gobernador autorizando y haciendo vigilar por miembros de la Policía, que se invada en las noches a partir de las seis o siete hasta la medianoche, nuestra principal avenida Nueve de Octubre, con toda clase de vendedores desde condones hasta toda clase de mercaderías sacadas de las “Bahías”, y lo peor lo que indigna a los guayasenses y admira con extrañeza a los turistas extranjeros es la instalaciones de fogones, donde se asan o fríen desde “tripamisqui” hasta salchichas o carne en palito, guatita y otros platos típicos de la preferencia popular.
Por supuesto que semejante espectáculo es para humillarnos y desvirtuar la obra de la Alcaldía. Tal disposición absurda fue ordenada por la presidencia al Gobernador que realmente debería ser Alcalde de “Esmeraldas Chiquito”, donde demagógicamente el primer mandatario durmió una noche en un colchón sobre el piso de una covacha de caña. ¡Qué vergüenza!
Y no es que nos moleste que el Gobernador no sea “pelucón” o de raza negra. Nuestra amiga y compañera Hilda Thomas, con quien salimos desde hace años, es negra y nacida en Chongón, de padre jamaiquino.
Lo que nos ofende, lo que nos asquea, lo que nos indigna es esa orden absurda, que si el alcalde Nebot cayera en el juego sucio, hubiera ordenado una batalla campal entre la Policía y los Metropolitanos.
En tiempos lejanos de nuestra niñez, cuando se cometía una falta, nos daban una “cueriza”... ¡señor Gobernador!"



Ayer chateando con un buen amigo conversábamos acerca de la violencia que se desarrolla en las calles de Guayaquil entre los "parias" que tuvieron la desgracia de nacer en la indigencia y las apertrechasdas fuerzas patrióticas del I.(Inmoral) Municipio de Guayaquil.
Mi amigo me señalaba la forma grosera en que Rafel Correa usaba a los guayaquileños y ecuatorianos "informales" aquellos que están impedidos de beneficiarse del "dejar hacer dejar pasar" que si pueden ejercer por ejemplo los contrabandistas o los banqueros de la usura. Repudiaba la forma indolente y criminal en que el siniestro alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot Saadi co, ordenaba a sus huestes matoniles, masacrar literalmente a los guayaquileños víctimas de la pobreza y la ignorancia; esos mismos a los que anulamente suelen arrojarles con desprecio, los distinguidos hijos de las juntas "cívicas", unos cuantos caramelos baratos y algunas galletas descompuestas, en un intento por aparentar "filantropía".
Que fatalmente irónico que el enfrentamiento entre este par de sujetos igualmente despreciables e inmorales, Correa Y Nebot, tenga como principal víctima a los guayaquileños de la indigencia, chistosamente a los que uno dice defender y otro dice proteger.
Eso sí, igual de repugnante que las monsergas descriteriadas, regionalistas y racistas de las rameras intelectualoides que adulan desde sus "trincheras" mediáticas, tanto al "mudo", como al siniestro alcalde de la incontinencia inmoral.