viernes, 12 de septiembre de 2008

Pancho Jaime, ¿periodista temerario o injuriador contumaz?





Recuerdo que la primera vez que tuve conocimiento de la existencia de Pancho Jaime, fue irónicamente, el día que lo asesinaron. La locutora del canal de televisión presentó la noticia refiriéndose a este individuo, como un personaje vinculado con el lado oscuro de Guayaquil.

Algunos años después, mi hermano, llegó a conseguir una de sus revistas. Pero, no fue sino, hasta hace algunos meses que finalmente pude tenerla entre mis manos.

La primera impresión que tuve fue de risa, al ver la portada que mostraba una imagen jocosamente irreverente de Pancho Jaime con la banda presidencial, haciendo un gesto considerado obsceno, con la mano.

Empecé a recorrer el contenido de la publicación impresa en papel barato. De inmediato, me llamó la atención el lenguaje vulgar en el que estaba escrito y que más de alguno podría considerar sórdido.

No voy a negar que, en principio, fue un tanto entretenido, considerando lo novedosamente rimbombante de la publicación, por lo menos para mí. Sin embargo, en la medida en que transcurría el tiempo conjuntamente con mi lectura, terminé aburriéndome, un tanto hastiado de las artes literarias redundantes y populacheras del escritor.

Discutiendo con mi hermano, ferviente defensor del lenguaje usado por Pancho Jaime, me llamó la atención uno de sus comentarios. Mientras Yo le mencionaba, el uso exagerado que hacía de vocablos propios de ambientes abyectos, Él, señalaba que tratándose de una revista política de denuncia contra la corrupción, era perfectamente justificable la utilización de estos calificativos, dada la condición inmoral de los politiqueros, que duramente eran censurados a todo lo largo de la publicación.

Era eso posible, acaso Pancho Jaime con su grandilocuencia vulgar, simplemente se atrevía a decir públicamente lo obvio y evidente, aquello que la gran mayoría piensa en su mente, pero que por miedo o vergüenza prefiere callar. Cuántas veces molestos por las infamias cometidas por los politiqueros y patrioteros corruptos, hemos explotado indignados con expresiones prosaicas que usualmente no emplearíamos.

Quizá en verdad, la impunidad, la injusticia y todos los vicios de la sociedad ecuatoriana, junto con sus principales actores y beneficiarios, realmente merezcan ser tratados con la expresividad pedestre de este hombre, considerando el ambiente infecto en el que se revuelcan todos los días.

¿Es ético, recurrir a expresiones diplomáticas para señalar las infamias del crimen y el vicio? ¿Es honesto, recurrir al eufemismo mojigato para manipular, encubrir o falsear la verdad? Pues a eso llegan muchos periodistas de honorarios dorados y reputación ampulosa.

A pesar de lo cansado que puede resultar el estilo de Pancho Jaime, debo reconocer, que muchas de sus conclusiones están respaldadas por una cruda realidad y es lamentable que, haciendo abstracción de sus excesos vulgares, no se analicen las verdades de fondo contenidas en su revista de papel barato.

4 comentarios:

Santhros ibn Shinu dijo...

Yo sí tuve la oportunidad de leer a Pancho Jaime en 1986 cuando estaba en la cima de la popularidad en Guayaquil.

De lo que recuerdo, todo el mundo lo llamaba blasfemo, procaz e insolente, pero nadie se abstenía de leerlo y eso aplicó a todas las condiciones sociales. Lo leían tanto el rico en su mansión de Entre Ríos, como el pobre en su casucha de caña al margen del Estero Salado.

Pancho Jaime - desgraciadamente - sirvió a un fin que quizá él mismo ignoraba. Afianzó la imagen del macho dominante en la sociedad ecuatoriana trasladándola a la esfera política. Después de Jaime, no bastaba con ser capaz, había que tener huevos para ser Presidente. Si ya el caudillo reemplazaba al líder en el magín del ser humano ordinario, Jaime llevó al machismo al sumun del liderazgo, la condición sine qua non.

Es por eso que hasta ahora seguimos buscando para Presidente a alguien con mano dura, que tenga huevos - como dicen por ahi. Cualquier actitud no machista en un candidato se interpreta como debilidad y lo desacredita para el cargo.

jlg612 dijo...

Escribo desde EEUU, North Carolina , ya desde hace casi 8 aiios deje mi pais, y la verdad es esta Pancho Jaime con su estilo irreverente patan y vulgar nos hizo ver muchas realidades aunque amargas nos daban la oportunidad de reirnos con cierto sarcasmo de las barbaridades que ocurrian en en mi Ecuador, yo me sentia identificado un poco con el, pues yo utilizaba ese lenguaje cuando estaba en mi barrio con mis panas jugando pelota molestandonos unos a otros apesar de ser un estudiante de Derecho disfrutaba la lectura de su revista, porsupuesto que en mi Universidad no usaba ese vocablo pero en mi interior siempre senti esa voz que me hablaba con las mismas palabras que Pancho Jaime usaba, por favor no seamos hipocritas, muchos sentiamos lo mismo ante una clase politica que no se merecia ni el mas minimo respeto.

Ivan O dijo...

Que pena que lo mataron!!! Quien seria!!!!... Grrrr ... miau...... me huele a gato...

Cristian dijo...

Me interesa encontrar diferentes tipos de lecturas y por eso soy de buscar mucho. Cuando obtengo Pasajes Baratos a otro país me gusta disfrutar de sus escritores mas reconocidos