jueves, 11 de junio de 2009

En sistemas tiránicos, mientras más controles, más corrupción.

Aunque parezca increíble y contradictorio en sistemas sociales, políticos, económicos, judiciales corruptos; mientras más leyes, instituciones públicas y burocracia existan; más corrupción e injusticia, habrá y prevalecerá.

Es que es lógico, pues, siendo las mafias tiránicas y dominantes las que manejan el conjunto del Estado, es obvio que las instituciones estatales estarán dirigidas por los hijos y criados de las “élites” prostituidas. Por lo mismo, la posibilidad de que tales instituciones sean administradas honesta y óptimamente es sencillamente nula.

Pero, si existen instituciones visiblemente podridas en los mencionados sistemas enfermos, ésas son precisamente las de Control. Damas y caballeros, pocas instituciones tienen individuos más despreciables y corrompidos como los tienen la Contraloría General del Estado, Aduanas del Ecuador, Servicio de Rentas Internas, Fiscalía General de la Nación, Superintendencia de Bancos, Superintendencia de Compañías, principalmente.

Pillos siempre van a existir, pero lo que una sociedad, un estado, una nación no puede darse el lujo es de tener a individuos inmorales ocupando funciones de control y vigilancia pública; pues entonces quién vigila a quién. Es decir, pillos auditando a pillos. Corruptos controlando a corrompidos. Ladrones negociando, chantajeando, “robando” y encubriendo a ladrones.

Al respecto, en estos últimos días, Alfredo Pinoargote, entrevistador de Ecuavisa, tocó el tema de la impunidad de que gozan los beneficiarios de la corrupción pública y de la incompetencia y complicidad de los principales estamentos públicos encargados de enfrentarla y sancionarla, llámense Contraloría General, Fiscalía, Consejo de Participación de Ciudadanos, etc.

Anteayer, me parece, Pinoargote, invitó a un tipo que decía ser el Presidente del Consejo de Participación Ciudadana, verdadero convidado de piedra uniformado de indígena ecuatoriano, seguramente elegido por las comisiones correanas “ad hoc”. Créanme cuando les digo que ni idea del nombre de dicho pipón. Pues bien, ante los requerimientos de Pinoargote, en el sentido de que la ley que regulará el ejercicio de aquel órgano de control contaba con muchísimas debilidades, aquel “huasipunguero gremial”, ni para atrás ni para adelante, típicas características de la gran mayoría de serviles colaboradores del Gran Patán de Carondelet.

Hoy en la mañana le tocó el turno al ex guardaespaldas de Correa y ex jefe de la Comisión Anticorrupción de la Presidencia correana, J.L. Cortázar. Pinoargote volvió a insistir que la ley era demasiado ambigua en cuanto a enfrentar a la corrupción con eficiencia y efectividad, y mencionó una serie de hechos que ponían de manifiesto la corrupción de los actuales patriotas aferrados al pernil público, mencionando algo más o menos así: “todos somos testigos de cómo los nuevos ricos se pasean en vehículos de lujo y cambian de casa a cada rato y todo frente a nuestras narices. Pero para las autoridades de control no pasa nada”. J. Cortázar, como es obvio luego de alabar las acciones del Rrrafa, su jefe, y cuidarse de decir algo que pudiera vincularlo con al actual festín de los fondos públicos, mencionó que el problema era de cultura y que para solucionar eso tenía que transcurrir tiempo, pero, que el gobierno del “Señor Presidente” estaba tomando decisiones en ese sentido. Obviamente Pinoargote volvió a dejar en claro sus objeciones y a exigir que se proceda a actuar en contra de los nuevos ricos de la misma manera en que se “perseguía” a los ricachones hereditarios.

Sin embargo, Pinoargote en sus críticas a las leyes correanas que regularán el Consejo de Participación Ciudadana olvidó tocar un tema trascendental. Mientras las mafias politicastras tengan el control de todos los estamentos de la sociedad, quienes ocupen los diferentes cargos públicos, burocracia, funcionarios estatales, empleados públicos, etc., serán cómplices y alcahuetes de los delitos de los padrinos e hijastros de la dictadura partidocrática. Es obvio, del saco de pus, solamente pude salir el miasma.

Por lo mismo, se puede entender que el actual Contralor de la Nacional, un tipo de apellido Pólit, hombre de confianza de Luxio Gutiérrez, haya sido ratificado por la Asamblea Correana como Contralor. Los hijos de la ramera partidocracia se cuidan entre ellos a pesar de que tengan diferente camiseta.

Hace algunas semanas observé un reportaje acerca de la flota de vehículos, todos coches de lujo de la actual Ministra de Salud. Sorpresivamente la referida alta funcionaria de este gobierno no pagaba Impuesto a la Renta hasta antes de entrar al gobierno correano, y si lo hacía en algún año eran cantidades indigentes. Sin embargo, a pesar de existir un indicio de enriquecimiento ilícito, los inquisidores del SRI, prefirieron ver para otro lado. Escogieron más bien la tienda de la esquina para dejarle caer todo el peso de la ley; una semana clausurada; una semana sin ingresos, a efectos de que el vecino, “cobre conciencia y desarrolle cultura tributaria” y la próxima vez emita factura por unos chicles y un refresco. Mientras tanto los grandes evasores fiscales y los ladrones del tesoro público, “desgualingándose” de la risa, disfrutando de sus talentos malsanos y la impunidad que la H. (dizque Honorable) Contraloría General de la Nación, o el I. (dizque Ilustre) Servicio de Rentas Internas, les garantiza.

6 comentarios:

nelsonesteban76 dijo...

Saludos amigo Saulo,

En la historia de la sociedad, se ha probado que el mayor pretexto de corrupción ha sido el poder, casi siempre relacionado con el dinero.
Para que exista un hecho de corrupción se necesitan dos, y cuando existe una relación de poder en la una parte, en la otra existirá la necesidad del beneficio, es por eso que, como lo mencionas, en las instituciones que "controlan" es donde más se dan fenómenos como el chantaje, el pago de favores o las famosas influencias, lastimosamente nos quedamos con la interrogante de sombrero cuando nos preguntamos "quién controla a quién"?

Saludos amigo Saulo.

Saulo Ariel dijo...

Saludos Steve.
Déjame ver, como decía Trespatines, "tanta culpa tiene el que mata la vaca como el que le aguanta la pata".
Sí, para que se de un acto de corrupción pública debe haber por lo menos dos actores. El que tienta y el que se deja tentar. Estamos de acuerdo.
Como ya mencioné corruptos, siempre va a haber. Por lo mismo, los individuos, los ciudadanos, los pueblos, etc., creamos el concepto del Estado, y dentro de éste, instauramos entes políticos, jurídicos, investigativos, policiales, etc., con sus respectivos recursos humanos; en fin, unidadades especializadas en diferentes áreas, que se encarguen de controlar y vigilar a quienes rompan con el orden moral y legal.
Nosotros les pagamos a estos empleados públicos, para que se encarguen de cumplir con su trabajo.
Pero, en nuestro País, eso no sucede.
Por ejemplo, si en la Super. de Bancos, se hubiesen preocupado de realizar su trabajo correctamente, los Isaías, Aspiazu, Landes, y demás banqueros corruptos, no se habrían robado la plata de los depositantes y nos habríamos evitado la tremenda crisis que casi acaba con el País.
Si en la super. de Cías., hubiese profesionales honrados, el testaferrismo, sería efectivamente combatido.
Lo que quiero decir es que, tanto o más repudiables que los ladrones beneficiarios de los peculados, coimas y sobreprecios, son los burócratas y funcionarios públicos que debiendo frenar aquellos actos de corrupción más bien los sacramentan y promueven con su "dejar hacer y dejar pasar"; claro, a cambio de una parte sustancial del botín. Por cierto, cabe recordar que la expresión "laissez faire, laissez passer" aforismo del liberalismo económico anacrónico y primitivo, es máxima del neocuruchupismo liberal y del filibusterismo comercial contempóraneo. ¿Coincidencia?, no lo creo.

Steve, que estés bien.

LOLA dijo...

HASTA CUENDO LOS DOS SIGUEN ARRASTRÁNDOSE AL CARLOS VERA "SIN CENSURA"?

ACASO NO LA AGARRAN TODAVÍA?


JUAS JUAS
LOLA CIENFUEGOS

Anónimo dijo...

CORREA NO INVENTO LA CORRUPCON PUBLICA, ¡¡¡¡¡¡¡¡¡PERO COMO LA DISFRUTA Y SE BENEFICIA DE ELLA!!!!!!!!!!!!!

Saulo Ariel dijo...

Mientras más legislación inquisitiva y burocracia, más limitaciones e injusticia sufrirán los ciudadanos honrados; aquellos que sí cumplen la ley. Natural. En tanto algunos hacen lo que les da la regalada gana y el sistema corrupto los protege y les da impunidad; el ciudadano común y corriente es permanentemente castigado con nuevas y absurdas leyes o con más y más impuestos. Adicionalmente, si el ciudadano que no tiene, “palancas” o “padrinos” comete alguna infracción por omisión o por qué la carne es débil, ahí sí aparecen las fuerzas represivas e inmisericordes del sistema y sancionan con dureza el insignificante “pecado” de aquel “mal” ecuatoriano.
Insisto, mientras los ciudadanos sí cumplen la ley, ya sea porque el principio de regulación es bueno y aceptable o para evitar la represión del sistema; los pillos de las diferentes clases sociales, las violan consciente y descaradamente. Aquella realidad limita, restringe o golpea los justos intereses de los ciudadanos y la posibilidad de éstos de poder llevar una vida decente y digna, entre otras cosas por la violencia que sufren de todo lado y por la inferioridad de condiciones en que se encuentra frente a la delincuencia común y corriente o las élites mafiosas corruptas.

Arnoldo dijo...

FABRICIO CORREA DELGADO hermano de suciolisto RAFAEL CORREA DELGADO tien 80 MILLONES DE DOLARES!!!!!!!! en contratos con el estado.
Quierde la CONTRALORIA QUE LE FISCVALICE
ESTOS RATEROS VAN A TERMNINAR POR QUEBRARLE AL PAIS.