domingo, 28 de febrero de 2010

Toshiro Mifune y los engaños del Feminismo socialista.

video

El otro día buscando lluchas en Youtube,……..perdón……. investigando concienzudamente ciertos asuntos, me encontré, con un video en el que aparecía Toshiro Mifune cabalgando con una guapa nipona. Luego de mirarlo completamente, se me ocurrió emular a Woody Allen; aunque desconozco si el pelirrojo fue el primero en alterar los subtítulos de las películas presentando realidades alternas muy diferentes de las originales. Posiblemente no.

Por qué parodiar a los patriotas seguidores de la trasnochada Progresía Feminista; básicamente porque me caen gordo; son gente falaz, abusiva, quejosa, prejuiciada, parásita, violenta, mentirosa e hipócrita. Si me olvidé de algún adjetivo, son libres de incluirlo en la opción comentarios.

Durante estos tres últimos años, épocas del Gobierno de los socialistas feministas, los ecuatorianos hemos observado una campaña sucia, manipuladora, tramposa y malintencionada, dirigida a presentar ciertas culturas y comportamientos ambiguos y extravagantes como si se trataran de prácticas normales, naturales, y recomendables; así como determinadas conductas sexuales anormales y antinaturales, que si bien son admisibles en el ámbito del derecho individual y privado, de ninguna manera pueden ser presentadas públicamente ante niños, adolescentes, jóvenes y adultos en general.

Con el cuento tramposo y demagógico de la revolución ciudadana, grupos vinculados con Alianza País, algunos de ellos conocidos como “GLBT”, han recibido del Gobierno de Rafael Correa un trato preferencial, lo cual ha terminado traduciéndose en ventajas para unos y desventajas para otros. Como en el caso del concurso de oposición y merecimiento para llenar las vacantes del tiránico Consejo de Control Ciudadano, donde los “GLBT”, reciben puntos gracias a su condición de homosexuales. Una prueba más de la igualdad socialista del Gobierno de Rafael Correa y sus esbirros.

Una de estas campañas malintencionadas es aquella que pretende imputar la violencia, en la sociedad, en la familia, en el trabajo, y en general en todo ambiente humano, exclusivamente a los hombres, con la cantaleta estereotipada del “machismo”.

Cuestiono; cuántas veces, asistiendo a una ventanilla pública, nos hemos encontrado con una vieja pintada como payaso, muy ocupada cacareando por el teléfono, cuchicheando con otra ociosa, puliendo sus garras; jaca sórdida que, ante nuestro llamado de atención, ha prorrumpido en alaridos amenazantes, transformándose en toda una fiera infernal, agrediéndonos con sus griteríos y zarpazos visuales. Cuántas veces esas mujerzuelas de la burda burocracia, nos han arruinado el día, todo el día. Cuántas veces. Cuántas veces. Demasiadas ¿cierto? De hecho, una es demasiado. Y sin embargo, Yo no he visto, una sola propaganda de los progres feministas de este Gobierno en la que censuren la violencia de la que somos objeto, los hombres, por parte de esta clase visceral de mujeres insolentes y abusivas.

Pero, atención, las propias mujeres, aquellas decentes, aquellas que no son estúpidas, ignorantonas, violentas y viciosas, también son víctimas de las huestes maquilladas de feministas y progres de naturaleza incierta. Las propias mujeres también son maltratadas y agredidas por, ésas “activistas”, que se toman su nombre como excusa para tragar, abusar, y manipular casi con impunidad; pues una y otra vez nos recuerdan que “son unas damas” y que “a las mujeres ni con el pétalo de un rosa”.

Hace unos días miraba atónito y hasta algo asustado, declaraciones pasadas, de “la dama”, Betty Amores, cariñosamente conocida como La Mama Lucha del IESS. “¡No me interrumpa carajo!....... ¡qué no me interrumpa le digo carajo!”, vociferaba como todo un marimacho, “la dama”, a la que no se puede tocar ni con el pétalo de una rosa; bueno, menos mal que el betabel que recibía los bramidos, no estaba junto a ella, pues a lo mejor le caía a puñetes y dentelladas, “la dama”. Créanme que me asustó, esa vieja muerde y no suelta. He ahí la típica Progre Feminista.

La campaña publicitaria y propagandística es agresiva y alevosa; todo contra los hombres con la excusa del cliché: Machismo. Yo pregunto, ¿quién generalmente cría a los “maltratadores”?, ¿con quién se casan los “maltratadores”? ¿Quién encubre a los “maltratadores”? ¿Quién alcahuetea a los “maltratadores” muchas veces a sabiendas que son culpables de algo “poco elegante”? Quién; y aquí quisiera hacer recordar que los niños no vienen de París, ni tampoco, resultan de los cariñitos entre la abejita y la florcita. No, nada eso. “Cosa de macho y hembra”, como diría el populacho, y se supone de voluntario acuerdo. Que por ahí, ciertos codiciosos mercachifles de la medicina nos quieran quitar el trabajo con la porquería de fertilización in vitro, esa es otra historia.

Lo cierto es que la violencia en el hogar, y en general en la sociedad se debe a múltiples causas, en donde hombres y mujeres, comparten responsabilidades. Y definitivamente no es una guerra de sexos como ciertos vagos sociólogos y los progres feministas pretenden hacernos creer. Allá afuera y acá adentro, la bronca es entre unos y otros.

El asunto es que las feministas y los progres consideran que son tiempos de chupar codo a codo con sus compañeros y camaradas, de echar guarache hasta que aguante el cuerpo, y si hay oportunidad, de coronar al Ungenio que está en casa cuidando los “guaguas”. Mientras que la participación de la mujer en aquellas funciones vitales para el sostenimiento y consolidación de la familia, son consideradas “tareas esclavizadoras y ofensivas”. ¡Qué tal!

Ni modo, ¡allá entre blancos! Definitivamente, si considerar a la Mujer Honesta y Decente el puntal del hogar, la última línea de defensa de la sociedad y el bastión moral de la Familia, es ser un machista, pues, Yo me denunció como un convencido Machista.

Los engaños del Feminismo socialista.

video

2 comentarios:

Juan dijo...

Buena cosa cumpa...jajajaja...t juro ke esos gritos dela Amores golpean.
Ya ke hablamos de volencia feminista mi profe de la escuela nos decia tontos sabia sonarnos con la regla de punta metalica y nos sacudia jalando las orejas...jajaja..vieja repu....

Señoras feminstas si no quieren cuidar hjos, tonces no tengan hijos si no quieren tener marido tonces no se casen y a sunto arreglado.


J.P.

Anónimo dijo...

Es muy triste ver cómo se desprestigia y tergiversa al feminismo. Yo soy feminista y no odio a los hombres. El feminismo busca la igualdad social, política, educativa, económica entre mujeres y hombres. Hacemos críticas fuertes al sistema patriarcal que ha mantenido en situación de subordinación a las mujeres. El machismo es una teoría de la inferioridad, que consiste en la creencia de que los hombres son "naturalmente" superiores a las mujeres, lo cual es falso.
El feminismo afirma que mujeres y hombres, son seres humanos, con las mismas capacidades y luchamos para que las mujeres seamos reconocidas como sujetas de derechos y no seamos deiscriminadas o violentadas por el hecho de ser mujeres.
Si quieres ser crítico, informate, no intento convertirte en feminista, pero para criticar y hacer afrimaciones tan tajantes, es necesario conocer lo que se crítica.

Saludos